Miércoles 17 Abril 2024

Detox digital: Maneras de purificarse de las pantallas

Cada vez son más las horas que pasan las personas tras una pantalla digital. Descubre el impacto que tiene, así como algunas maneras de librarse de ellas.

Como consecuencia del avance de la digitalización, cada vez son más la cantidad de horas que las personas invierten detrás de una pantalla digital.

Estadísticas ofrecidas por la firma Forbes establecen que una persona común invierte un promedio de 5 horas 36 minutos, solo revisando sus redes sociales.

Pese a esto, no se puede perder de vista que esto puede llegar a perjudicar la salud de las personas. Bajo esta premisa, a continuación se presenta una explicación de cómo esto puede llegar a ser dañino, así como algunos consejos para evitarlo.

Algunas consecuencias para la salud

Hoy en día parece prácticamente imposible visualizar la rutina diaria sin el acceso a un dispositivo inteligente o una pantalla digital; y es que incluso industrias enteras del entretenimiento han realizado su transición a modelos digitales, tales como los casinos digitales como Mr Bet, donde se puede disfrutar de lo mejor de los juegos de azar, hasta desde los dispositivos inteligentes.

Disfrutar de estos servicios no tiene per sé ningún inconveniente; sin embargo, el problema se hace patente cuando la exposición a la pantalla se prolonga por mucho tiempo.

Un estudio exhibido por la revista Frontiers in Psychology determina que el acceso excesivo a pantallas atrofia la cognición, algo que degenera en problemas de retención, de proceso de razonamiento, y las facultades para regular las emociones.

Asimismo, el uso reiterado de artefactos igualmente está vinculado al insomnio, dolores musculares en la espalda, así como problemas en la vista tales como fatiga visual, visión borrosa, dolores de cabeza, así como otras tantas condiciones que, de extenderse en el tiempo, pueden convertirse en patologías crónicas. 

Detox digital: Algunos consejos

Para aquellos interesados en iniciar el proceso de desintoxicación, existen algunas acciones que los usuarios pueden hacer, en aras de optimizar su concentración y el uso de su tiempo. Algunos de estos son: 

Abrir espacios sin pantallas 

El paso más elemental para iniciar una desintoxicación de las pantallas digitales es abrir lapsos libres de cualquiera de ellas. Para esto, se recomienda que el usuario no utilice ningún tipo de dispositivo, al menos hasta cumplirse una hora luego de despertarse, así como una hora antes de ir a la cama. Al hacerlo, se podrá optimizar la concentración que se tiene en las primeras horas del día, y velar por un sueño más reparador. 

Utilizar los mecanismos de bienestar digital de los dispositivos  

Las principales firmas digitales como Android y Apple entienden que, con el tiempo, el uso excesivo de sus dispositivos puede ser perjudicial para la salud. Es por ello que, dentro de sus configuraciones, se agregan opciones de bienestar digital.

Con ellas, no solo se puede tener un balance de la cantidad de horas invertidas en cada aplicación, sino que también se puede colocar temporizadores de autoexclusión en apps y páginas particulares, algo particularmente útil en el caso de las redes sociales. 

Ser selectivo con las notificaciones que se reciben 

Es importante que, dentro de la configuración de los dispositivos, se hagan restricciones a las notificaciones; y es que cuando se reciben varias en breves lapsos de tiempo, el cerebro se acostumbra a la constante espera del estímulo que producen estos sistemas digitales.

Vale destacar que rasgos como los “likes” e incluso el sistema de arrastre de contenido como los “reels” en Instagram o los videos de TikTok, producen un constante flujo de dopamina que fácilmente puede desembocar en adicciones y necesidad de acceso compulsivo a estos servidores. 

Diversifica las actividades 

La tendencia de las personas que inician un proceso detox de pantallas y dispositivos electrónicos tienden a sentirse aburridos en las primeras instancias del proceso. Este es el precisamente el mejor para iniciar otras actividades, tales como la práctica de un deporte, leer un libro físico o compartir con seres queridos sin interrupciones electrónicas.

Durante este plazo, es particularmente importante generar nuevos hábitos que impidan recaer de nuevo en el uso excesivo de pantallas y artefactos tecnológicos. 

Detox digital: Pequeñas acciones con grandes beneficios 

Como se ha visto, aunque en un principio pudiera pasar desapercibido, la exposición prolongada a pantallas digitales puede tener un impacto negativo en la vida de las personas. Para ello, se han sugerido algunas acciones sencillas, que se pueden implementar de manera inmediata y sin ningún tipo de costo.

Al hacerlo, no cabe duda que la optimización en la atención y en el tiempo de los usuarios dejará resultados muy positivos en muy breve lapso de tiempo.