Martes 27 Octubre 2020

Bosé, un "bandido" que se llevó la noche de fin de feria

El cantante español.Miguel Bosé se convirtió esta noche en un “Amante Bandido” que se robó el corazón del público en lo que fue el último concierto del Papitour y el cierre de la Feria Nacional de Zacatecas (Fenaza) 2009.

El estadio Francisco Villa fue el escenario donde se congregaron miles de personas para ver al artista español, que, vestido de negro, inició su espectáculo con un bloque de éxitos como “Amante Bandido” y “Luna Serena”.

Mientras la noche se hacía cada vez más fría y algunas gotas de lluvia caían, Bosé dijo a los presentes que esta noche celebrarían juntos muchas cosas, entre ellas el cierre de la Fenaza y el término de sus giras Papito, con las que festejó 30 años de carrera artística.

El intérprete, acompañado por sus músicos.Luego interpretó temas como “Bambú”, “Sevilla” y “Amada Amante”, mientras que quienes podían se colaban entre la gente y pasaban vallas para acercarse al sobrio escenario.

Al tiempo, el estadio, que estaba a poco más de su capacidad, se fue llenando debido a que dejaron entrar a las personas que no tenían boletos, pero que esperaban en los accesos con la esperanza de ingresar.

A medio concierto, Miguel Bosé “abrió un paréntesis” para recordar con sus fans los temas que marcaron el inicio de su carrera; cantó “Amiga”, “Te amaré” y “Si tú no vuelves”.

En reiteradas ocasiones durante el espectáculo, el intérprete hacía movimientos sensuales, daba giros provocativos y palmeaba partes de su cuerpo, lo que provocaba gritos del público.

Enloquecía a sus fans.En los temas románticos, a los que Bosé imprimía su característico sentimiento, los cuerpos congregados en el campo del estadio se movían en un sincronizado vaivén y elevaban sus brazos para moverlos al ritmo de la música.

En lo que sería el fin del concierto, Miguel Bosé interpretó “Nada Particular”, dijo “gracias Zacatecas” y abandonó el escenario, mientras la gente pedía otra canción.

A los casi 5 minutos, luces rojas y azules brillaron en el escenario. Miguel Bosé salió con una camisa blanca y cantó cinco temas, entre ellos “No hay ni un corazón que valga la pena” y “Olvídame Tú”.

Las luces se apagaron anunciando el fin, pero el público se resistía a dejarlo ir, incluso de forma más insistente que la vez anterior.

“A petición masiva popular vamos a despertar a un personaje que tiene mucho tiempo dormido”, y cantó “Don Diablo”.

Expresó: “Zacatecas, te quiero, hasta siempre”, dijo adiós con la mano e hizo reverencias al público, que no se resignaba a que fuera el final, y se marchó.

Como cierre de la Fenaza, en una pared lateral del estadio se prendieron fuegos artificiales y aventaron globos gigantes, similar a la inauguración de la Fenaza, el 3 de septiembre.

Se estima que el número de asistentes se acercó a los 50 mil, pues el tiraje de boletos fue de 60 mil y se agotaron, además hubo personas que ingresaron sin boletos.

       

   

   

   

   

FOTOS: LEONARDO MORENO Y MARCO CÓRDOVA