Viernes 16 Noviembre 2018

Panteones se llenan de vida y recuerdos este Día de Muertos

Flores, música y oraciones llenan los cementerios

En este Día de Muertos, los zacatecanos visitan los panteones donde sus seres queridos esperan en su perpetua morada el festejo anual.

En el panteón de Dolores, en la colonia Tres Cruces de la capital, desfilan miles de familias desde la mañana hasta el anochecer, cargadas con ramos de flores, que compran en el tianguis que se coloca a las afueras del cementerio durante estos días.

Otros llevan en mano botes para cargar agua de la pila y dar una lavadita a las tumbas; escobas y herramientas son fundamentales para dar un buen mantenimiento y hacerlas lucir. Se acostumbra deshierbar los eternos aposentos, barrerlos y hasta lavarlos con el fin de que luzcan.

Las tumbas de los niños se destacan por sus arreglos llenos de colores, juguetes, dulces y refrescos. También se pueden encontrar algunos cigarrillos en las tumbas de los adultos, así como cervezas o botellas de mezcal.

Muchas familias hacen una oración para los que ya se les adelantaron en el camino, otras simplemente contemplan a sus pies las lápidas, como recordando los momentos que vivieron con aquel que ya se fue.

No es raro encontrar personas platicando con ellos como si estuviesen contándose las novedades de la vida. Muchos grupos de familias pasan el rato disfrutando alrededor de los aposentos de sus seres amados, con los niños corriendo de un lado a otro.

En algunas partes del panteón se puede escuchar música de corridos, de banda, y hasta mariachi, pues los deudos hacen toda una celebración para el disfrute de vivos y muertos durante este día.

 

Un ambiente de pueblo se vive en el panteón La Purísima de Sauceda de la Borda, en Vetagrande, donde las tradicionales flores amarillas de cempasúchil visten las lápidas, al igual que las tumbas tumulares que destacan por su ornamentación.

Mujeres y niños rezan y cantan a sus familiares mientras que adornan sus lugares de descanso.