Sábado 24 Octubre 2020

T.C. El revés y la revuelta. Parte III

frontera-1Parte III. Bifurcaciones, rutas y andanzas

La semana pasada  en la Parte II. Espacios IN(documentados)OCUPADOS nos encontramos con una nueva forma de migrante en la que muchos mexicanos se ven afectados.

T.C. debió superar la sensación de sentirse, por una parte, extranjero en su propio país y, por otra, el aliento perdido durante la deportación. Testimonios de la Frontera hace referencia a las bifurcaciones, las rutas y las andanzas en que cualquiera pudiera verse inmerso.

Nuestro testimonio T.C. nos cuenta cómo es que él enfrentó esas rutas nuevas y cómo recuerda sus andanzas

Al hacer la síntesis semanal de Testimonios de la Frontera, se hacen evidentes las omisiones que uno quisiera tener siempre en cuenta: episodios importantes, recuerdos gratos, las dificultades. Las rutas y las andanzas cambian. Uno no siempre las determina.

T.C. en esta tercera parte nos adelanta un poco en su historia el momento en que las bifurcaciones de su vida son, precisamente, indeterminadas.

fronteraAl llegar a Tijuana me encontré con una ciudad distinta. Estaba más llena, sentía que todos estábamos más apretados. En San Felipe probé suerte poco tiempo, pero es una ciudad pequeña. Entonces regresé a Mexicali. Mi idea estuvo, hasta hace poco, pegadita a una sola cosa: regresar a Estados Unidos y tener a mi hija. Era todo lo que podía hacerme esperar 5 años”, dijo.

Todo lo que se dice es parte del plan, del recorrido natural del diálogo con nuestros testimonios. Lo que falta por decir, que no puede juntarse en una sola parte, se reanuda en lo consignado posteriormente, que es lo fundamental.

En este caso, la segunda parte de T.C. fue la confesión en que él expresa haber experimentado una especie de cambio de papeles. Pisó con el zapato del migrante pero en tierra propia, ubicándose como tal en la zona fronteriza contraria, un migrante en México, sensación que superó luego de dos años y que le granjeó  desconfianza y recelo.

“Ahora que me castigaron y regresé a México me sentí como cuando tenía 4 años y me fui a vivir a San Diego, en la escuela, donde no me sentía del lugar, como si fuera migrante en mi propio país”, comentó T.C. en la parte II, la semana pasada.

La experiencia de la ilegalidad no es grata y eso es lo que cala
“De San Diego me fui a Palmdale y brinqué ahí mismo en  California, a Orange County. La ciudad es diferente. Como que allá no hay tantas distinciones, no eres el doctor, el maestro o el policía. Allá eres la persona y así es como te relacionas con la gente, te van a ver dependiendo de cómo te conduzcas, no importa lo que hagas para ganarte la vida”.

Como T.C. muchos indocumentados en Estados Unidos se aproximan tanto a su cultura que terminan por penetrarla, hundirse en ella. La otra parte y gran mayoría permanece a la sombra del terrible muro, dimensión compleja en la que deambulan sigilosos y en que hablan a en voz baja, conducta propia del migrante.

frontera-2Pese a ello, la descontrolada migración vuelve más tensa la condición de todo extranjero. Una vez que han logrado penetrar los registros lingüísticos, la conciencia política, los quehaceres colectivos, el imaginario y sus elementos convencionales, corren el riesgo de la deportación. A esa altura, se enfrentan a una reinmersión en el país natal desde cierto descobijo.

“Cuando llegué mandé traer mi van, que es mi fuente de trabajo y lugar en el que guardo mis herramientas. Mi camioneta me permite trabajar y vivir.  Aquí lo he ganado a pulso pero me ha costado mucho. Algunas veces sólo me encomendaba a Dios y esperaba que algo pasara, justo como cuando recién llegué y las personas no me querían contratar”.

“Poco a poco he logrado recuperarme, ahora, de hecho ya tengo mis propios clientes. No gano como allá pero no es malo. A la gente le gustan las casas lujosas cuando tienen dinero. Pueden pagar y quieren lo mejor.”, explicó TC.

- ¿Cómo es que llegaste nuevamente a México? - le pregunté.

- Me castigaron cinco años, en el 2008-

- ¿Por qué?

- La vida puede cambiar de un momento a otro, diferentes caminos. Y uno tiene nuevas oportunidades de corregirse, agarrar nuevas rutas. La migración no es mala, pero siempre hay un sentido de pertenencia. No hay la misma tolerancia con la gente que no es del país. Yo choqué dos veces en carro, con alcohol en la sangre, me echaron del país.

- ¿Regresarás a Estados Unidos?

frontera-3- Aquí no es tan malo, si estuviera en China y ese país me hubiera dado lo que me dio Estados Unidos y me da México ahorita, mi país sería también China. Uno debe buscar estar bien donde está en ese momento.

- ¿A qué te dedicas ahora?

- Sigo en la construcción, trabajo con decoración y remodelación. Instalo shutters, cocinas, persianas, alfombras, piedra decorativa, de todo.

- ¿Si regresas a Estados Unidos será ilegalmente?

- No tendría de otra que pedir perdón y luego permiso. ‘May I come in?’ Quizá lo haga, pero no es mi aspiración, sino mi hija. A ella la quiero cerca, allá o aquí en México. No me importa la cuestión del entorno, vi a muchos amigos mexicanos que pasaron por lo mismo que yo y ninguno ha muerto por regresar a México. La experiencia de la ilegalidad no es grata y eso es lo que cala,  molesta que te miren como bicho raro, que no te acepten”.

En conclusión, T.C ha recortado esas distancias en las que se sumergió por la desubicación. Sus planes son bastante claros.

“Yo quiero seguir trabajando, estar bien y encontrarme sano  y estable, siempre con la ayuda de Dios. Es algo bueno que aprendí en la primera infancia. Por eso perdono las faltas en las que me vi afectado”, comentó.

En torno a esto, vemos que el escenario en que se mueven los migrantes que han estado la mayoría de su vida en Estados Unidos afecta principalmente sus oportunidades de empleo seguro y desarrollo, una vez deportados. Las empresas fronterizas generalmente son semilleros laborales para los deportados que esperan la oportunidad para volver a cruzar, con la reserva de ser recapturados y puestos nuevamente bajo la mirada policiaca.

 

Parte I. Los primeros años y la mexicanidad

 

Parte II.- T.C. Espacios IN(documentados)OCUPADOS

 

FOTOS: JONATHAN GONZÁLEZ

 * Jonathan Conetl González es egresado de la Licenciatura en Letras por la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ). Aunque es zacatecano actualmente vive en Mexicali donde realiza una investigación sobre el fenómeno migratorio. Terminó su primer libro de cuentos 'Palabras en primera persona' y el cuadernillo de poemas 'Distancias interiores'.