Jueves 22 Agosto 2019

De norte a sur: A 100 años de ideales zapatistas

Zapata, mito venerado por un México donde prevalece el racismo y el clasismo

Llegamos al centenario luctuoso del General Emiliano Zapata con las mismas carencias contra las que él luchó. El presidente Andrés Manuel López Obrador decretó 2019 el Año del Caudillo del Sur, y se espera que el próximo 10 de abril se conmemore en Ayala, Morelos, con varias actividades, aunque se rumora que el primer mandatario no asistirá.

Desde finales del año pasado se planearon varias actividades para rememorar la fecha, fue creada la Comisión Especial para la Conmemoración del Centenario Luctuoso del General Emiliano Zapata (Anenecuilco 1879-Chinameca 1919), con la finalidad de difundir su pensamiento y acciones.

La iniciativa fue presidida por Édgar Castro Zapata, bisnieto del líder revolucionario y presidente de la fundación Zapata; Diego Prieto Hernández, titular del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH); Salvador Rueda, director del Museo Nacional de Historia (MNH), Castillo de Chapultepec; Isabel Campos, directora del centro INAH Morelos, los historiadores Antonio García de León, Laura Escalante, Carlos Agustín Barreto, entre otros especialistas.

Al respecto se han llevado a cabo exposiciones de fotografía en recintos como la Universidad Autónoma Chapingo, el Museo y Archivo Histórico Casa de Morelos, en la ciudad de Cuautla; en el MNH Castillo de Chapultepec. Y se tiene prevista una conferencia magistral impartida por el historiador norteamericano John Womack, de la Universidad de Harvard, especialista en la Revolución Mexicana, este 10 de abril en el Museo y Archivo Histórico Casa de Morelos, fecha en que se celebra el centenario luctuoso del Caudillo del Sur.

Pero, por otra parte, lejos de los eventos culturales, sigue vigente la opresión al campesino mexicano. El ícono de rebeldía, de continuidad de lucha por los desposeídos, de congruencia y de compromiso social, fue asesinado a traición y esto mismo hacen en la actualidad los políticos con sus ideales.

Aunque su imagen sigue siendo símbolo de lucha social, también ha sido explotada sexenio tras sexenio para atraer el interés de quienes viven del campo y a los mismos que les repiten promesas como más apoyo a este sector y la defensa del territorio contra proyectos de muerte, lo cual se ha reducido a frases de campaña.

El líder de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) en Morelos, Omar Zambrano Hernández, recordó que el campo se encuentra en pésimas condiciones, no hay desarrollo y el apoyo es mínimo.

“Libertad y justicia para el pueblo”, solo se ve en las mantas de cada manifestación para exigirlo porque desde hace 100 años los mexicanos seguimos atorados en una revolución que no concluyó, pero que con el asesinato del general Emiliano Zapata y el inicio de una supuesta democracia hicieron creer que la deuda con el pueblo se pagó. A la fecha son más los desposeídos que en aquellos días de lucha contra la opresión.

El presidente de la Comisión de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, José Narro Céspedes anunció que, para conmemorar los 100 años del asesinato de Emiliano Zapata, agrupaciones campesinas iniciarán la “Jornada Nacional” en todo el país y aseguró que las exigencias serán derogar la Reforma Agraria porque ha hecho mucho daño al campo mexicano, ya que tiene excluidos del desarrollo nacional al 80 por ciento de los productores rurales. La segunda, el derecho a la consulta de los pueblos originarios y comunidades indígenas y rurales de nuestro país. Tercero, plantear una gran reforma que contemple cumplir con los acuerdos de San Andrés Larrainzar, sobre derechos y cultura indígena.

Y a la par de las actividades culturales están las que llevan a cabo grupos como el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, la Asamblea de Resistencia de Amilcingo, Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua, entre otros que siguen pidiendo que se haga justicia por el asesinato del activista social Samir Flores, opositor del gasoducto y termoeléctrica en Morelos, el pasado febrero.

En la conmemoración del asesinato de Zapata, estas organizaciones aseguran que “para los pueblos originarios el único cambio verdadero es el aumento de las mentiras, los engaños, las persecuciones, las amenazas, los encarcelamientos, el despojo, los asesinatos, las burlas y desprecios, la explotación humana y la destrucción de la naturaleza; en suma: el aniquilamiento de la vida colectiva que somos”, se lee en una convocatoria a Jornadas de lucha por este centenario.

Agregan que “el gobierno neoliberal que encabeza Andrés Manuel López Obrador tiene su vista puesta en nuestros pueblos y territorios, donde, con el Instituto Nacional de Pueblos Indígenas, se tiende una red de cooptación y desorganización, que abre el camino a una guerra que tiene nombre industrial, hecha de proyectos y violencias, que, apoyada en las corporaciones militares y en la próxima Guardia Nacional, expande una oscura telaraña de muerte y destrucción en los pueblos originarios del país”.

Hoy, Emiliano Zapata es un mito venerado por un México donde prevalece el racismo y el clasismo, entre una injusticia social que data de hace más de 100 años y donde los más pobres siguen a pie de lucha con un sentimiento de traición por un gobierno que para ellos es igual al que combatió el Caudillo del Sur en la Revolución.

 

*Columnista externa | Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

 

reformas codigo penal1

expo agro1

presidencia zacatecas

Recibe dinero