Sábado 25 Noviembre 2017

La malgastada

Miguel Ángel Yunes Linares dijo, antes de tomar protesta como Gobernador de Veracruz, que daría a conocer a la opinión pública información que iba “cimbrar a México” respecto a los actos de corrupción de Javier Duarte de Ochoa. Llegó el día y todo el circo maroma y teatro que montó fue ridículo y no aportó nada nuevo ni para las autoridades ni para la opinión pública, lo que dijo ya se sabía: Duarte se había enriquecido ilícitamente. Tal y como pasó con otros gobernadores del nuevo PRI, como Miguel Alonso Reyes.

La crítica que lanzó el Presidente del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, a la corrupción que impera en Veracruz y a los actos mediáticos y simuladores en los que ha incurrido Yunes Linares, sin que nada abonen a la captura de Duarte de Ochoa, ocasionó que reaccionara visceralmente éste, diciendo que López Obrador y Morena habían recibido dinero de Duarte. A lo que López Obrador respondió que lo retaba a demostrar lo que había señalado, y si lo comprobaba él se iba de la política pero si no que él dejará la gubernatura.

Como todos sabemos Yunes es un gran mentiroso, no pudo comprobar que Morena y Andrés tuvieran un nexo con Duarte. Lo que también sabemos es que Miguel Ángel Yunes Linares tiene una larga cola que le pisen, dos ejemplos son ilustrativos: ha sido acusado de lavar más de 230 millones de pesos (El Universal 9/08/2016) y la duda que pesa sobre él derivada de su responsabilidad en la primera fuga de “El Chapo”. Se trata, en términos simples, de una “fichita”.

Pero no sólo salió al ring Yunes Linares, también Felipe Calderón, Margarita Zavala, Ricardo Anaya, Enrique Ochoa, en fin, toda la “maleantada”, ese grupo compacto de intereses creados del momento, o si se prefiere: la mafia del poder, para atacar políticamente e intentar linchar mediáticamente a López Obrador, una persona en la que en reiteradas ocasiones he dicho que ha demostrado su honestidad y pese a las calumnias no le han podido comprobar ningún acto desleal.   

¿Por qué están actuando así? Sencillo: ven amenazados sus privilegios. Saben que Morena crece y Andrés Manuel se sigue consolidando en las preferencias electorales. Queda claro que este cártel actúa como una hermandad, sin importar las siglas PAN o PRI, a fin de cuentas son lo mismo y siempre se reparten el botín.

Prueba de ello fue que Felipe Calderón decidió apoyar a Peña Nieto para que ocupara la presidencia en el 2012, hoy, Peña Nieto se ha comprometido a apoyar a Josefina Vázquez Mota para que llegue a la Gubernatura del Estado de México y así puedan posicionar al PAN de cara al 2018, sabedores de que el PRI no tiene la más mínima posibilidad de competir pero quieren comprar impunidad. En esta lógica sectaria de la quienes tienes secuestradas a las instituciones, se inscriben los más recientes señalamientos de Margarita Zavala: “López Obrador, único adversario para la contienda del 2018” y “soy la única que puede vencer a Andrés Manuel”. Con esto deja claro dos cosas: 1) El enemigo a vencer -el que va adelante- es López Obrador y; 2) ya empiezan a cerrar filas, sean priístas o panistas, de cara a una candidatura común que enfrente a Morena en el 2018.

Vivimos momentos cruciales para la transformación del país. Nos enfrentamos a una mafia que no está dispuesta a renunciar a sus privilegios y a sus riquezas mal habidas, sin embargo, con el apoyo de la gente Morena y Andrés saldrán avantes.

 

Senador de la República

Facebook: David Monreal Avila

Twitter: @DavidMonrealA

yndice