Viernes 24 Noviembre 2017

MARcadas y evidentes tranzas

Miguel Alonso Reyes reconoció que durante su gestión, y siguiendo los lineamientos del Plan Estatal de Desarrollo 2011-2016, la Sedesol invirtió 735 millones 129 mil 973 pesos en acciones de programa de vivienda digna, beneficiando a 235 mil 974 zacatecanos en situación de pobreza y rezago social.

Sin duda, habrá quien aplauda estas cifras como un logro de la administración de Alonso, tan marcada por dejos de prepotencia, de autoritarismo y, sobre todo, por claras muestras de corrupción. Pero analicemos:

Allí está, pues, la cifra: 753 millones 129 mil 973 pesos que, divididos entre las 235 mil 974 personas beneficiadas, nos da un tremendo apoyo de 3 mil 115 pesos por familia beneficiada. Y bueno, algun@s dirán que “de eso a nada, pues eso”.

Pero no olvidemos, no podemos dejar pasar inadvertidas ciertas pistas. Por ejemplo que la cifra de apoyo tan cantada por Alonso contrasta con lo que, según Reporte Índigo, realizó a su llegada como mandatario estatal; “…uno de los primeros proyectos que impulsó fue la inversión de 11 millones de pesos en la remodelación de la Casa de Gobierno en la Colonia Sierra de Álica. Pero el presupuesto de su importante proyecto se disparó, y el costo final fue de casi 20 millones de pesos. Y todo para poner la “casa digna” para el priista.

“De acuerdo con fuentes del gobierno estatal, la habitación principal de la mansión es una réplica exacta de la suite presidencial de un lujoso hotel de Las Vegas. (…) La inversión que hizo Miguel Alonso Reyes es casi la mitad del presupuesto aprobado en 2011 para otorgar vivienda a personas de escasos recursos en el estado de Zacatecas, que fue de 49 millones 52 mil 583 pesos”, señala.

Tampoco hay que olvidar que, según una publicación del sitio Periómetro, Alonso posee un lujoso rancho ubicado en Malpaso, Villanueva.

“Cuenta con lago artificial, caballerizas, jardín principal con fuente, residencia de 250 metros cuadrados, 4 invernaderos con valor aproximado de 2 millones de pesos cada uno y 300 metros cuadrados de terreno de sembradío para el cultivo de tomates y hortalizas…”.

Además, señala que “tan sólo en los dos primeros años, el gobernador priísta adquirió, a título personal, cinco inmuebles, entre ellos el rancho señalado de 35 hectáreas valuado “oficialmente” en 15 y 20 millones de pesos, monto muy superior a su percepción como mandatario en 24 meses.”

Si sumamos tan sólo éstas cantidades de recurso, muy posiblemente público, erogado en las frivolidades, deseos y apetitos de Alonso, tenemos un total de 48 millones de pesos, es decir casi el total del presupuesto aprobado en 2011 para otorgar vivienda a personas de escasos recursos en el estado de Zacatecas, que fue de 49 millones 52 mil 583 pesos, como se cita arriba.

¿Qué mensaje quiere darnos, entonces, Alonso? ¿Cree acaso que su excepcional apoyo de 3 mil 115 pesos para vivienda digna es suficiente para las familias, o cree acaso que su magnanimidad vale ese otro apoyo que se dio a sí mismo y que lo llevó a enriquecerse desmedidamente?

Miguel Alonso percibió durante los 3 años que ostentó el cargo de Ppesidente municipal una cantidad de 1 millón 800 mil pesos; como secretario de Turismo,
620 mil pesos; como diputado local, 2 millones 52 mil pesos; y como Gobernador, 7 millones 56 mil pesos.

Suma(®)ndo los salarios como servidor público, da un total de más de 15 millones de pesos, lo mismo que costó del Rancho San Miguel de Villanueva.

La propaganda emitida por Gobierno del Estado para el cierre de ésta administración, de la cual ya vemos atiborrado el boulevard (y que por otro lado implica, ¡cómo no!, un despilfarro enorme de dinero) es entonces un insulto más a nuestra inteligencia.

La pregunta obligada es, entonces, ¿no vamos a hacer algo al respecto?

*Estudiante de Derecho y miembro de #YoSoy132
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

yndice