Lunes 21 Enero 2019

¿Cómo llamarle a la inseguridad en Zacatecas?

Aumentan hechos violentos

Estamos por terminar el presente año 2018 y en materia de seguridad seguimos empeorando, debido a que el índice de hechos violentos no cesa y, al contrario, los atentados contra comandancias y elementos de seguridad pública municipal aumenta, en un escenario en el que la transición presidencial aún está en fase de reacomodo.

De acuerdo con los datos publicados por el secretariado del Sistema Nacional de Seguridad Pública, los delitos contra la vida y la integridad corporal sumaron hasta el pasado mes de octubre 2.256, de los cuales se desprende que hasta el mes citado se contabilizaron 572 homicidios, registrándose el mes de septiembre con más más muertes al alcanzar 259 crímenes.

Las anteriores cifras y estadísticas son inquietantes puesto que el 28 de diciembre pasado el hoy fiscal general de Justicia del estado, Francisco Murillo Ruiseco, dio a conocer en conferencia de prensa que el 2017 había sido el año más violento en el estado, al registrar 724 homicidios dolosos de los cuales el 85.9% estuvieron relacionados con el crimen organizado.

La Fiscalía General de Justicia del Estado reportó hasta el mes de octubre al secretariado del Sistema Nacional de Seguridad Pública un total de 451 homicidios dolosos, pero preocupantemente el mes de noviembre fue muy violento al registrar 76 homicidios dolosos, lo que sumaría 527.

Sin embargo, es preocupante que las cifras del secretariado y las que se proporcionan en el estado no coincidan, puesto que la Fiscalía informó que hasta el mes de noviembre sumaban 684 las ejecuciones en el estado, lo que significaría una diferencia sustancial.

Acorde a los datos proporcionados por la Fiscalía zacatecana, el mes de noviembre del presente año sería el más violento en el historial de los homicidios dolosos en el estado, si tomamos en cuenta que en noviembre del año pasado se registraron 51 homicidios de esta clasificación delictiva.

Zacatecas, al igual que el país, vive una crisis humanitaria y de seguridad pública si se considera el comportamiento delincuencial atípico que se registra en nuestro estado.

Otro fenómeno social preocupante es sin duda el feminicidio en Zacatecas, que ha ido en aumento a grado tal, que en el año 2013 solo se contabilizaron 4 casos y hasta agosto del presente año se han contabilizado 57 feminicidios, a los que habría que agregar los tipificados hasta el mes de diciembre.

Las cifras sobre feminicidio son impresionantes en el estado. Tan solo en los primeros 6 meses del presente año se cometieron más que todos los ocurridos en el 2017, año en el que se generaron 11.

La incidencia de feminicidios es tan alarmante que el pasado 8 de agosto se activó la alerta de género en todos los municipios del estado por parte de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), ya que a partir del año pasado y hasta agosto del presente 2018 se han registrado 223 casos de abuso sexual, 16 hostigamientos sexuales y 309 violaciones.

Zacatecas es el estado número 13 en el que se activa la alerta de género en el país y hasta el momento, no ha habido algún corte informativo sobre el comportamiento de este fenómeno violento en contra de las mujeres zacatecanas.

Otro tema inquietante es, sin duda, la proliferación de fosas clandestinas en el estado que desde el reinicio de los gobiernos priistas, el de Miguel Alonso y el actual, empezaron a brotar como hongos en la región, a grado tal que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en un recuento hemerográfico registró 17, de donde se exhumaron 51 cadáveres en el período de enero de 2017 a septiembre del año actual.

Empero en el período de 2007 a 2016 la CNDH contabilizó 83 fosas clandestinas en Zacatecas y el registro de 100 cadáveres exhumados, lo que coloca al estado entre las de mayores hallazgos de esta naturaleza.

Los datos duros en materia de incidencia de violencia en la entidad federativa desnudan la preocupante situación en la que se encuentra el estado, lo que refleja que las acciones de prevención y de enfrentamiento a los grupos delictivos han fracasado.

El secuestro es otro de los hechos delictivos que han ido al alza en el presente año, de acuerdo a información publicada por la organización Alto al Secuestro, quien colocó hasta el 20 de noviembre del año en curso en el octavo lugar al estado a nivel nacional.

Con base en la plataforma del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de enero a octubre se registraron en Zacatecas 35 secuestros, que son clasificados por el organismo como delitos contra la libertad personal, aunque la organización Alto al Secuestro ha contabilizado 123 durante toda la administración gubernamental actual.

Si contemplamos toda esta incidencia delictiva generada en Zacatecas durante la actual administración, podríamos concluir, sin exagerar, que el estado vive una crisis humanitaria sin precedentes en su historia, en la que no se observa un apoyo de la federación para contrarrestar la situación de inseguridad.

En este contexto ubicamos también las declaraciones de Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA (Organización de Estados Americanos) en el sentido de que México vive una crisis de derechos humanos.

Encinas apoyó su versión en los 38 mil desaparecidos, 26 mil cuerpos sin identificar y más de 2.000 fosas clandestinas.

¿Cómo llamarle a la prolongada crisis de inseguridad que se vive en Zacatecas?

Al tiempo.

 

*Director general de logo portico

@juangomezac