Martes 19 Marzo 2019

Código Político: Cambios en el equipo de Tello

Obligado para darle un nuevo cauce a su gobierno, Alejandro Tello Cristerna ejecutará este lunes algunos cambios en el equipo de su administración, lo que podría reorientar la política interna y social del gobierno zacatecano.

Sin embargo los cambios que hará el mandatario estatal vienen precedidos por filtraciones en su propio equipo de trabajo, lo que generó una mayor especulación en algunos medios de comunicación locales y, por ende, un desgaste en la decisión del Ejecutivo.

Los cambios anunciados meses atrás y que la prensa zacatecana obligó al gobernador a proponer que se harían efectivos después de su Segundo Informe de Gobierno, fueron aprovechados por algunos miembros de su gabinete para desgastar una decisión gubernamental.

Quizá el gobernador no se ha percatado del daño que le causó a su decisión la filtración de la información, el manejo de algunos nombres que lesionan aún más la relación con quienes deberán abandonar a la administración estatal.

La semana pasada durante la realización del Foro Estatal de Consulta Participativa en una Educación de Calidad, el gobernador Tello Cristerna recibió pitidos y abucheos de un sector de los asistentes, lo que independientemente de los radicalismos del magisterio disidente, evidenció también la falta de interlocución y prevención de este tipo de escenarios.

Finalmente este lunes el mandatario estatal dará a conocer los cambios entre los que se encuentran los relevos en la Secretaría General de Gobierno, en la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y en la Secretaría de Desarrollo Urbano, Vivienda y Ordenamiento Territorial.

Estos cambios los debe aprovechar el mandatario estatal para fortalecer la política interna, la previsión de escenarios de conflicto, la negociación con los actores gremiales, partidistas y sociales, es donde mayor desaprobación ha recibido su administración.

La actual secretaria general de Gobierno, Fabiola Gilda Torres Rodríguez, puso su empeño en mantener los equilibrios político-sociales y resolver los conflictos que se han generado en Zacatecas de índole sindical y empresarial, pero la falta de eficientes operadores políticos impidió mantener los acuerdos para disiparlos.

Torres Rodríguez atendió con criterios muy firmes los conflictos que se le presentaron, pero le faltó proyectar con mayor eficiencia el resultado de sus esfuerzos, mientras que por otro lado, un reducido grupo de colaboradoras y colaboradores la encapsularon y le impidieron un mayor contacto con el resto del equipo de la dependencia, lo que le impidió tener una visión más realista del entorno y mejores resultados.

Es por ello que el relevo en la Secretaría de Gobierno demanda el cambio total de la estructura político-burocrática, porque no ha demostrado eficiencia en la atención de los conflictos y en la conducción de la política interna.

Si se concreta la versión de que el actual coordinador jurídico del gobierno estatal, Jehú Eduí Salas Dávila, es quien llegará a la mencionada Secretaría, deberá establecer un nuevo método de atención a la conducción de la política interna, recurso que no le podrán ofrecer los actuales subsecretarios y directores de área.

Salas Dávila es un joven funcionario que fue asesor del gobernador Alejandro Tello durante su paso por el Senado de la República, lo que demuestra la confianza y el apoyo político depositado en esta decisión, factor imprescindible en cualquier responsabilidad y, en especial, en la Secretaría General de Gobierno.

En la Secretaría de Desarrollo Social también habrá relevo. Otilio Rivera Herrera, quien por mucho tiempo ocupara la dirigencia del Frente Juvenil Revolucionario del PRI y que en 1998 se decidiera por la campaña de Ricardo Monreal Ávila (1998-2004) por el PRD, y después regresar al priismo de la mano de Miguel Alonso Reyes (2010-2016), deberá seguramente tomarse un tiempo de reflexión.

La Sedesol de Zacatecas requiere un ajuste que le permita dejar atrás la imagen de una dependencia de operación política electoral, de una maquinaria que con recursos públicos condiciona los apoyos a la población, para que se incline hacia la preferencia de un partido político o candidato en tiempos electorales.

En cuanto a la Secretaría de Desarrollo Urbano, Vivienda y Ordenamiento Territorial, hay que hacer todo, empezando desde barrer las escaleras como se hace usualmente, de arriba hacia abajo. La estancia de Ismael Solís Mares en esta dependencia no aportó nada al proyecto de gobierno actual.

Los cambios en la dirección del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (Sedif) también podrían tocar esta puerta, pero hasta la semana pasada no se había tomado una decisión en firme.

Hasta el momento la actual directora Yadira Galván ha hecho un trabajo social comprometido, pero las versiones internas que se generan en el círculo cercano a la presidencia del DIF estatal, podrían estimular un relevo en esa área.

Alejandro Tello pretende reorientar el rumbo de su administración gubernamental, consolidar un equipo de trabajo ajeno a las influencias externas, desprovisto de compromisos políticos que se generaron durante la campaña electoral y conformar un equipo de mayor identidad y pertenencia política y personal.

Al tiempo.

Director general de logo portico

Twitter: @juangomezac

Código Político: Rocío Nahle y la política energética

Invitada por la Unidad de Ciencias Químicas de la Universidad Autónoma de Zacatecas (su alma mater de la que es Generación 1981-1986) para dictar una conferencia magistral, la senadora Rocío Nahle García puso de manifiesto la nueva visión en la política energética de nuestro país para los próximos 6 años.

 

Abordó distintos temas que van desde la pérdida de soberanía en energéticos hasta la recomposición de los precios de la gasolina y energía eléctrica, la construcción de nuevas refinerías, la generación de oportunidades para los jóvenes y la geopolítica de los hidrocarburos en nuestro mundo globalizado.

 

En los últimos 3 sexenios, la política en hidrocarburos ha sido errática en nuestro país, pues desde el sexenio de José López Portillo, cuando se petrolizó la economía y que se anunció el fallido proyecto de la generación de gas mediante el ducto Cactus-Reynosa, la política energética no se ha reorientado con una visión de estado, sino solamente se han aplicado criterios de corto plazo y pésimamente fundamentados.

 

Las administraciones presidenciales cifraron una gran expectativa en el precio del barril de crudo mexicano en el exterior, lo que permitió una bonanza sexenal en la presidencia de Vicente Fox Quezada, recursos que fueron gastados políticamente pero que nunca llegaron con suficiencia para incentivar a las refinerías y mucho menos para construir más.

 

Las críticas y los análisis de los expertos sobre la creciente dependencia del exterior en materia de abasto del energético de nada sirvieron. El argumento simplista y facilón, pero irresponsable, fue que era más barato importar gas y gasolina del exterior.

 

Las consecuencias de esa visión presidencial y de la toma de decisiones de los últimos sexenios que solo favorecieron al capital extranjero, han colocado al país en una grave dependencia que vulnera su seguridad nacional.

 

En ese contexto la futura secretaria de Energía señaló que: “Hoy nuestro sistema nacional de refinación está subutilizado, está al 40 por ciento. Estamos importando el 80 por ciento de las gasolinas. Si hoy nos cerraran la llave de Estados Unidos, tendríamos severos problemas; no tenemos almacenamiento ni para 2 días”.

 

Esa es la dimensión de la gravedad que tenemos los mexicanos por haber dejado no solo de producir, sino de planear nuestro desarrollo energético en el contexto internacional.

 

Es paradójico que seamos un país productor de petróleo a escala mundial, pero que en la práctica seamos casi 100 por ciento dependiente de la gasolina refinada del exterior, producto energético estratégico para el desarrollo de México y para generar estabilidad.

 

Es por ello que la conferencista señaló que: “Hoy tenemos en el sector energético una grave dependencia, por seguridad nacional un país petrolero debe de planear para ser autosuficiente. Las últimas generaciones que han administrado a este país se han perdido”.

 

Cuidadosa en el lenguaje utilizado en el atril de donde dictó su conferencia, invitada por la Unidad Académica de Ciencias Químicas de la Universidad Autónoma de Zacatecas y en el marco de Las Jornadas de Ciencias Químicas, Nahle García evitó hacer una referencia directa al actual presidente en funciones, Enrique Peña Nieto.

 

No cuestionó tampoco a la Reforma Energética del actual régimen presidencial que está declinando en su sexenio, pero aportó datos reveladores de la preocupante situación de vulnerabilidad de nuestra seguridad nacional en materia energética.

 

A pesar de ello, el próximo régimen de Andrés Manuel López Obrador no va a cancelar de inmediato la mencionada Reforma Energética, porque generaría un problema mayor, por lo que se le darán 2 años de gracia para observar su comportamiento, “a ver hasta dónde da”, dijo la conferencista.

 

Sin embargo, sí dejó entrever la inequidad en el mercado libre y el rigor fiscal para la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Pemex, pero en donde prevalece el favoritismo para las corporaciones trasnacionales.

 

Lo primero que vamos a hacer, dijo Rocío Nahle, es frenar la caída de la producción petrolera. Viene un declive. “Cuando se aprobó la Reforma Energética, en el 2013, nos dijeron que para el 2018 íbamos a producir 3 millones de barriles diarios. En ese momento producíamos 2 millones 400 mil barriles diarios. Hoy estamos en un millón 800 mil barriles diarios”.

 

Rocío Nahle García fue enviada por la Unidad de Ciencias Químicas de la UAZ a realizar sus prácticas a las plantas de Pemex en Pajaritos y después a Cangrejera en el estado de Veracruz hace aproximadamente 30 años. Ya no regresó a Zacatecas. Se especializó como ingeniera petroquímica en el sector paraestatal principalmente.

 

En los últimos años incursionó en la política en Coatzacoalcos, Veracruz, en donde fue electa diputada local y en las elecciones del 2015 participó por el Distrito 11 del estado de Veracruz en el proceso comicial federal. En la pasada LXIII Legislatura fue la coordinadora de los diputados de Morena en San Lázaro y una pieza importante en la campaña de Andrés Manuel López Obrador.

 

La actual senadora es originaria de Río Grande, Zacatecas, pero con raíces árabes, concretamente del pueblo libanés de Nabathie, de donde emigró su abuelo Luis Nahle Fakih en 1906, de acuerdo al relato detallado que hace su hermano, Arturo Nahle García, actual magistrado del Poder Judicial zacatecano, ex procurador y ex secretario general de Gobierno en el estado, en el artículo De Líbano a Zacatecas: la otra migración y compilado en su libro Relatos, retratos, retazos (Taberna Libraría Editores, 2011).

 

“No nos vamos a aislar”, dijo Rocío Nahle García al referirse al contexto mundial y globalizador de la política petrolera mexicana, y seguramente, que tampoco se aislará de su tierra y de la fuerte influencia que ya tiene en el estado, por la posición que ocupará y por la confianza que en ella deposita el actual presidente electo y próximo presidente de la república a partir del 1 de diciembre de 2018.

 

Al tiempo.