Viernes 10 Julio 2020

Debilidad en la economía

  • Estancamiento económico en el país
  • Repercusiones negativas en estados
  • Optimismo político discordante

La economía de nuestro país y la del estado atraviesa por una situación difícil debido a la falta de crecimiento, disminución en la recaudación fiscal y por ende, a la falta de generación de empleos, lo que en los próximos meses podría generar mayores repercusiones en la economía de los mexicanos y de los zacatecanos.

En la política doméstica no todo son elecciones y denuncias sobre la compra y cooptación electoral, existe en el ánimo social algo más importante que es la economía familiar de los mexicanos que, cuando se ve afectada, inician los cambios sociales o revolucionarios en el país.

En los últimos días hemos visto algunas noticias que nos ponen en alerta pero que debido a las cortinas de humo que tienden las estridencias de otros acontecimientos, no reparamos en la importancia que tienen para la sociedad.

Esta semana que termina, por ejemplo, hemos sido testigos a través de los medios de comunicación de la ciudad de México, de las movilizaciones que ha hecho la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE por sus siglas en español), quienes trataron de impedir la sesión extraordinaria del Congreso en la que aprobarían las reformas secundarias de la Reforma Educativa, de la que se oponen a la evaluación magisterial, entre otros aspectos.

La toma del Senado de la República y del Congreso federal, así como el bloqueo al acceso del aeropuerto de la ciudad de México, acaparó fuertemente la atención de la opinión pública nacional.

El contexto del hecho es importante porque se muestran las debilidades del gobierno mexicano (se argumenta tolerancia) cuando se afecta a la ciudadanía y se rebasan los límites del Estado de Derecho, pero no es lo más importante cuando un país está frenado en su desarrollo económico en momentos de su transición en el poder público.

El surgimiento de los grupos de autodefensa es otro acontecimiento estridente que también pone de manifiesto la debilidad del Estado Mexicano y de sus gobiernos estatales en materia de salvaguardar el orden institucional y la integridad de sus gobernados, pero no deja de ser un factor distractor de la opinión pública.

Lo interesante de estos dos ejemplos es que el gobierno de la República utiliza en el primero, la fuerza de la negociación de los poderes (Ejecutivo y Legislativo) y en el segundo, hace acopio de las fuerzas federales y del Ejército Mexicano para tender líneas de sometimiento de las bandas del crimen organizado e intentar restablecer la tranquilidad que se ha desbordado en algunas entidades del país, entre las que se encuentra Zacatecas.

¿Pero qué es lo que hace el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto en materia de estimular a la economía mexicana y por ende la de los estados que firman el Pacto Federal?

No se observan.

Solo podemos ver en el horizonte inmediato la iniciativa de Reforma Energética que comprendería también una Reforma Fiscal, que generarían las condiciones de cambios en el usufructo de la energía en nuestro país, particularmente de los productos no renovables como el petróleo.

De acuerdo al Indicador Global de Actividad Económica (IGAE) del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi), cuyos datos sirvieron de análisis para el Grupo Banamex sobre el comportamiento de la economía mexicana, se muestra un débil crecimiento anual que será solo del 1.7%, lo que se reduce en más de un punto porcentual de lo estimado en tendencia que estimó el Banco Nacional de México y que era de 2.5%.

En este contexto del análisis de referencia se observa una caída en la producción industrial en junio de 2.4%, cifra muy por debajo del aumento del 0.1% anual esperado por Banamex y por el consenso del mercado.

Al mencionado grupo financiero le preocupa “en particular los desempeños negativos en la construcción y en la producción de petróleo, así como la desaceleración en la producción manufacturera”.

“La desaceleración observada en la primera parte del año es resultado de un menor dinamismo en la construcción, las exportaciones tanto petroleras como no petroleras y el gasto público. En este sentido, se espera que sean estas mismas variables las que se aceleren en la segunda mitad del año”, aseguró Carlos Serrano, economista en jefe para México de BBVA Research. (http://eleconomista.com.mx/sistema-financiero/2013/08/12/economia-mexico-crecera-2-banamex)

Con la transición política en el Poder Ejecutivo y la llegada del Partido Revolucionario Institucional al poder, se construyó la expectativa de un mejoramiento en la economía del país, lo cual no ha sucedido y, al contrario, se ha registrado un estancamiento en la marcroeconomía.

Aunado lo anterior algunos estados de la República contrajeron deuda con la aprobación de sus respectivos congresos, pero el crecimiento de este recurso extraordinario de financiamiento se ha desbordado y el mejor ejemplo que se tiene es el del estado de Coahuila y sus secuelas políticas y penales que no han tocado al ex dirigente priísta, Humberto Moreira, que dejó una deuda de 36.509 millones de pesos hasta el ejercicio 2011.

En Zacatecas en donde los gobiernos priístas y perredistas habían cuidado la economía interna porque estimaban que contraer endeudamiento era sinónimo de una mala administración y de un estado hipotecado, cambió abruptamente en el presente régimen de Miguel Alonso Reyes.

En la transición estatal de 2010 la deuda pública era de 682 millones de pesos, pero en la actualidad es de 5.257 millones de pesos, lo que significa que la administración actual ha elevado en  poco más de 800 por ciento la deuda estatal.

Aunado a lo anterior, la perspectiva que se observa en la economía nacional no vislumbra un mejoramiento en las finanzas públicas nacionales que permitan un crecimiento en el presupuesto 2014, lo que fincaría una esperanza para la economía presupuestal zacatecana.

Si en el presente año la reducción del presupuesto se estimó en más de 2 mil millones de pesos, puesto que 2012 el Congreso de Zacatecas aprobó un Presupuesto de Egresos por el orden de los 24.975 millones de pesos y el año pasado fue de solo 22.578 millones de pesos, no hay condiciones para avizorar un crecimiento presupuestal.

En el presente año se ha construido en nuestra política aldeana que “los astros están alineados” porque el PRI gobierna en el país y en el estado y que por lo tanto, le irá mejor a Zacatecas; sin embargo el comportamiento de la economía nacional no parece favorecer este pronóstico que está más cimentado en la expectativa política partidista que en la realidad circundante.

Lo mejor que puede suceder tanto al gobierno como a los gobernados, es que el presupuesto 2014 sea similar al actual.

Habría que observar mejor el comportamiento de la política económica y tomar previsiones ante la complicación que pudiera generarse en el futuro inmediato.

Al tiempo.