Sábado 31 Octubre 2020

AMLO, Amalia y Ricardo, unidos

  • Tres exgobernadores en la izquierda
  • Confrontados en el pasado
  • ¿Unidos en el presente?

amloAndrés Manuel López Obrador será el candidato de la izquierda a la Presidencia de la República, una vez que sea registrada la coalición que lo postulará y su candidatura en el Instituto Federal Electoral.

López Obrador lleva casi seis años en campaña política, recorriendo el país palmo a palmo, con una estructura que le ha permitido sobrevivir al descalabro que sufrió durante la elección presidencial pasada.

Nunca perdonó a Felipe Calderón Hinojosa y mucho menos a Vicente Fox Quezada y a Carlos Salinas de Gortari, a quien ha considerado el cerebro del “compló” que ha denunciado durante este agónico sexenio.

Durante la presentación de los resultados de la encuesta que presentó la empresa Nodo y Covarrubias Asociados, el jefe de gobierno capitalino, Marcelo Ebrard Casaubón aceptó el resultado.

Descartó competir por algún puesto de elección popular y aventuró que gobernará hasta diciembre de 2012 en el Distrito Federal.

Marcelo Ebrard mostró congruencia en el discurso y en la acción: acató el resultado de la encuesta.

No impugnó.

Ante los medios de comunicación reflexionó sobre el escenario de un empecinamiento que llamaría a realizar elecciones internas a partir de diciembre.

Y dijo:

"Sí, se podría, pero entonces cabría preguntarse: ¿en dónde quedó la congruencia? ¿Dónde quedaron los objetivos estratégicos planteados?
Remató:

“La izquierda dividida solo va al precipicio. No seré yo, nunca, quien conduzca las posibilidades de cambiar el rumbo de México al fracaso”.

"Acepto y acato los resultados de las encuestas. Cumplo lo que he dicho. Así sea la diferencia que sea, pequeña o no, hago honor a mi palabra con dignidad y optimismo".

El reto de la izquierda es la unidad.

Efectos en Zacatecas
Las repercusiones inmediatas del resultado de la encuesta que da el triunfo a una eventual postulación de Andrés Manuel López Obrador tiene efectos sobre el futuro político de los exgobernadores Arturo Romo Gutiérrez, Ricardo Monreal Ávila y Amalia García Medina.

Los tres irreconciliables.

Ricardo Monreal arrebató el poder en 1998 en una elección democrática al priismo y de esa manera cerró el camino al exgobernador Arturo Romo, quien a causa de un mal gobierno perdía la contienda electoral.

Prominente “ideólogo” del cetemismo priista, solo atinó a ser delegado de la Confederación Nacional Campesina en Guanajuato por encargo de su único amigo político, Heladio Ramírez López.

De líder obrero a delegado campesino.

Durante la administración pasada fungió como asesor de la exgobernadora Amalia García.

Al término del mandato de Ricardo Monreal Ávila (1998-2004) asumió la gubernatura Amalia García Medina, quien desde la campaña por la gubernatura marcó distancia con el mandatario en funciones.

El rompimiento llegó después de un año, cuando en una glosa del informe gubernamental la gobernadora confirmaría la existencia de un “boquete financiero” que le habría impedido el crecimiento a Zacatecas en ese lapso.

El exmandatario estatal Ricardo Monreal reviró de inmediato a las acusaciones.

La guerra había estallado.

Hoy la unidad a la que llama la izquierda para enfrentar el próximo proceso electoral por la Presidencia de la República une a estos confrontados políticos zacatecanos, lo que indudablemente tendrá sus repercusiones en la conformación de las candidaturas a puestos de elección popular entre sus seguidores.

De entrada, Monreal Ávila lleva mano, porque es el hombre de la confianza política del tabasqueño, quien le encomendó la coordinación de las candidaturas a diputados federales y senadores del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

En el escenario de que se consolidara la unión política entre Arturo Romo, Ricardo Monreal y Amalia García, el escenario electoral para el priismo zacatecano sería complicado, pues habría que reconsiderar que sus liderazgos aún están frescos, sobre todo los de los últimos dos exgobernadores.

 

FOTO: CORTESÍA