Viernes 10 Abril 2020

La orfandad perredista

  • ¿Quién asumirá el liderazgo del partido?
  • Rafael Flores Mendoza y Gerardo Romo Fonseca, precandidatos naturales

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) no ha logrado reunir el quórum estatutario para acordar las bases para la emisión de la convocatoria de la renovación de la dirigencia estatal, a cargo de Jorge Eduardo Hiriart Estrada.


El PRD, que perdió la gubernatura del estado después de 12 años de predominio político en la entidad, hoy se encuentra en un momento de crisis de estructura dirigente, de su burocracia política.

La orfandad que hoy evidencia el perredismo zacatecano muestra por un lado la falta de convicción de muchos de sus dirigentes, la falta de liderazgo y las traiciones que buscan la sobrevivencia para venderse al gobernante en turno.

Los diputados federales y estatales, senadores, alcaldes, exdirigentes estatales y presidentes de los comités municipales perredistas carecen hoy de un liderazgo sólido y aglutinador que los dirija.

La dispersión de las corrientes perredistas es notable, como lo son las traiciones y deserciones que se han dado en los últimos meses, cuando una cantidad considerable de militantes se han pasado a las filas priístas sin el menor rubor.

Experredistas de origen tricolor regresaron al priísmo e incluso algunos de ellos rindieron protesta como consejeros de su Consejo Político estatal.

Un caso extraordinario es el de Pedro de León Mojarro, miembro del grupo del entonces candidato a la gubernatura de la entidad, Ricardo Monreal Ávila, quien lo coloca como dirigente del PRD cuando asume el gobierno y toma el control perredista.

Actualmente es el delegado operativo del Comité Ejecutivo Nacional del PRI en Zacatecas (una nueva cartera inventada por el dirigente Humberto Moreira). Pero su caso es un ejemplo del desmembramiento de la izquierda local.

Lo mismo ocurrió con Raymundo Cárdenas Hernández y Felipe Álvarez Calderón. Actualmente juegan la baraja priísta con el gobernador Miguel Alonso Reyes.

Por otro lado, en el ámbito municipal, muchos comités no están integrados a causa de que algunos presidentes, por las condiciones laborales de su entorno, emigraron a otra entidad aledaña o bien, a los Estados Unidos.

Mientras tanto, los alcaldes perredistas están más preocupados por obtener recursos económicos que por elegir a su nuevo presidente del comité estatal.

Pero no solo la pérdida del gobierno ha dispersado a los perredistas; también el “Lopezobradorismo” generó división en el PRD zacatecano al ser excluido éste de la estrategia del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que está bajo el control del delegado político del Partido del Trabajo (PT), David Monreal Ávila.

Coincidencia o no de este divisionismo de la izquierda zacatecana, el próximo 11 de mayo Andrés Manuel López Obrador tomará protesta a los integrantes de la estructura territorial y empresarial en la Plaza de Armas, pero ese mismo día el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano dictará una conferencia en el Teatro Fernando Calderón.

Es la orfandad del PRD.

¿Cómo puede generar quórum un partido en este escenario?

Surgen los aspirantes
Entre los aspirantes que han surgido en los últimos días a dirigir al perredismo zacatecano destacan el exalcalde de Villanueva y uno de los principales impulsores de la candidatura de Miguel Alonso durante su estadía en el PRD, Miguel Torres Rivera, integrante de la corriente Reconstrucción Activa Ciudadana (Reactiva).

En Reactiva se encuentra el exalcalde perredista guadalupense Clemente Velázquez Medellín, quien fue postulado en el pasado proceso electoral a la presidencia del municipio que ya había gobernado, por la alianza PRI-PVEM.

También se ubica al exdirector de la unidad académica de Derecho de la Universidad Autónoma de Zacatecas, Jorge Luis Chavira Sánchez, quien la semana pasada fue presentado como integrante de Morena por el dirigente del PT, David Monreal Ávila.

A su vez, el representante del PRD ante el Instituto Federal Electoral, Camerino Eleazar Márquez Madrid, dio a conocer que Alternativa Democrática Nacional (ADN) postula la candidatura de Carlos García Murillo.

Surgirán seguramente más candidatos a la dirigencia estatal perredista en los próximos días. Sin embargo, en este momento hay dos personajes que, por las características de su función, podrían erigirse en serios aspirantes a la presidencia del comité estatal: Rafael Flores Mendoza y Luis Gerardo Romo Fonseca.

El actual alcalde de Guadalupe ha mantenido incluso distancia de sus homólogos perredistas, puesto que no ha figurado en la conformación de la Asociación de Alcaldes que se integró durante el mes pasado. Empero, es el presidente municipal con mejor imagen en el entorno estatal.

Metido siempre en la polémica, el diputado Luis Gerardo Romo Fonseca ocupa actualmente la presidencia de la Comisión de Patrimonio, Planeación y Finanzas de la LX Legislatura, en donde se ha ido consolidando su liderazgo.

Pero quedan casi dos meses para la definición. Habrá que esperar.

El pasado 5 de mayo el PRD cumplió 22 años de existencia. La celebración que se hizo en Zacatecas fue verdaderamente modesta. Pasó casi inadvertida.

El actual presidente del Comité Directivo Estatal, Jorge Eduardo Hiriart Estrada, afirma que tienen registrado en el padrón a 165 mil zacatecanos. Nadie le cree. ¿Cómo es posible que no pueda reunir un quórum de 210 representantes?

Es la orfandad del partido.