Jueves 20 Junio 2019

La traición de los políticos

La visita de Andrés Manuel López Obrador a Zacatecas puso de manifiesto la debilidad de la política.•    Pidió a los priistas que “reconsideren” su participación
•    Romo y Monreal casi de la mano
•    Traición y Corrupción, signos distintivos


La visita de Andrés Manuel López Obrador a Zacatecas puso de manifiesto la debilidad de la política y la característica de sus protagonistas: la traición y la corrupción, símbolos distintivos de la crisis que hoy vivimos en el país.


Aunque el tabasqueño hace referencia a la “mafia política” que se ha adueñado del país y a las dirigencias de los partidos, en especial a la del Partido de la Revolución Democrática, la traición es un signo distintivo en las luchas no solo electorales sino en las empresariales, culturales, académicas, etcétera, signo distintivo de la debilidad humana.

En el mitin de López Obrador estuvieron en primera fila al exgobernador priísta Arturo Romo Gutiérrez junto al mandatario estatal Ricardo Monreal Ávila, compartiendo incómodamente el espacio.Andrés Manuel se siente traicionado por la dirigencia de su partido, el que fundó hace 21 años, porque ha realizado alianzas en el interior del país con el Partido Acción Nacional y pretende hacerlo el próximo año en las elecciones presidenciales.

Sin embargo ¿cómo llamarle a aquellos políticos que le acompañan paso a paso y que iniciaron su militancia en un partido y después se fueron a otro y a otro, en aras de alcanzar el poder y seguir sirviéndose de él para permanecer en el primer cuadro nacional o estatal, o simplemente seguir cobrando del erario público?

Me llamó la atención, por ejemplo, ver en primera fila al exgobernador priísta Arturo Romo Gutiérrez junto al mandatario estatal Ricardo Monreal Ávila, compartiendo incómodamente el espacio, los objetivos y los ideales de una lucha que pretende cambiar el modelo económico y a la clase política de este país que lo ha hundido en una de sus crisis más severas.

Arturo Romo Gutiérrez organiza ahora en Zacatecas la asociación Encuentro, a través de la cual pretende agrupar a políticos, empresarios y líderes sociales para la causa lopezobradorista, después de haber sido asesor de la administración pasada y del excandidato perredista a la gubernatura del estado, Antonio Mejía Haro.

Arturo Romo se distinguió por ser uno de los ideólogos orgánicos del priísmo nacional y en particular de la Confederación de Trabajadores de México, pero su mal gobierno y la fractura que registró el priísmo local con la salida de Ricardo Monreal permitieron su derrota en 1998, después de la cual cayó en desgracia política.

Acérrimos enemigos en el pasado inmediato y hoy comparten, con cierta incomodidad por cierto, la misma silla, el mismo espacio, el mismo aire y el mismo proyecto político-electoral.

Pero no fueron los únicos presentes en la reunión en la que se analizó y evaluó el trabajo político y social del lopezobradorismo en Zacatecas. También estuvo ahí Raymundo Cárdenas Hernández, quien renunció de facto al Partido de la Revolución Democrática para avalar la candidatura priísta del actual gobernador Miguel Alonso Reyes, para ocupar en la actualidad un puesto de segundo nivel en la estructura del gabinete estatal.

También en ese mitin estuvo el exrector Alfredo Femat, acompañado del actual dirigente del Sindicato de Personal Académico de la Universidad Autónoma de Zacatecas (SPAUAZ), Sergio Delgado.

El exrector universitario compitió por una diputación de mayoría perredista, pero en la actualidad está incorporado a la dirigencia petista. Por cierto, ahí estuvo también José Narro Céspedes, otrora recalcitrante petista y hoy legislador federal por el Partido de la Revolución Democrática.

Solo unos botones de muestra de nuestra clase política local.

¿Hacia dónde puede voltear una sociedad gobernada por políticos que han traicionado sus principios, en la búsqueda del poder o bajo los efectos de los apetitos de venganza?

Pese a todo, López Obrador hizo un llamado a los priístas para que reconsideren su militancia y se sumen a su nuevo proyecto alternativo de Nación.

En materia de corrupción, el año pasado se publicó que nuestro país obtuvo su peor calificación de los últimos 10 años en el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC), en el que fue calificado con 3.1 en una escala donde 10 es la máxima. En una lista de 178 naciones, México pasó del lugar 89 en el año 2009 al 98 en el 2010.

Nuestro país sigue anclado a las prácticas del pasado, tanto en la corrupción como en las prácticas políticas.

Zacatecas, no es la excepción.

 

FOTOS: LEONARDO MORENO Y CORTESÍA

 

NOTAS RELACIONADAS:

Ningún mexicano en su sano juicio volvería a votar por PAN y PRI: AMLO

festival enchiladas1

corazon de plata

presidencia zacatecas

Recibe dinero