Domingo 20 Enero 2019

Las elecciones ya pasaron, es momento de trabajar. Bajo la lupa

Acudir a una reunión política-gubernamental y no salir en la foto no te hace parte de la simulación, habla de madurez política y de anteponer el beneficio de Zacatecas antes que cualquier cosa, y así lo han demostrado tanto el virtual presidente, Andrés Manuel López Obrador, como mandatarios de todo el país, entre ellos el gobernador Alejandro Tello.

Este lunes, con miras a que se logre una trabajo en conjunto y coordinado para que Zacatecas tenga mejores resultados ahora con la entrada de un nuevo gobierno federal y con ello, nuevos legisladores, el gobernador Tello se reunirá con toda la bancada de Morena que representarán al estado en las cámaras baja y alta.

Sin embargo, de una forma protagónica, característico de ella, la senadora electa Soledad Luévano utilizó una vez más su perfil de Facebook para, a través de un mensaje demagógico, denostador y carente de argumentos, anunciar que no asistirá a la reunión con el gobernador.

Tal pareciera que en lugar de utilizar este escenario para exigir resultados, de frente, y a su vez proponer acciones que demuestren de una vez por todas que es una mujer que en realidad tiene ideas propias para que le vaya bien a Zacatecas, busca esconderse y seguir con su misma campaña de ataque sin propuestas.

Que no se le olvide a la senadora electa y, más que a ella, a su equipo liderado por Ernesto González, quien en realidad es el encargado de idear todas las estrategias que le han ayudado a la figura de Soledad a posicionar su imagen, que en pocas semanas se convertirá un una trabajadora de todas y todos los zacatecanos, y tendrá la gran responsabilidad de ver por el bien del estado; en pocas palabras, le tocará estar del otro lado y, ahora sí, sin argumentos falsos, dar resultados y no esconderse.

Tendrá- además- que regresar a su estado para que recorra los municipios que le faltó conocer y encontrarse con quienes confiaron en ella, esto incluye dialogar con los empresarios, comerciantes, estudiantes, académicos que durante el proceso electoral quisieron conocer sus ideas y propuestas de viva voz, y a los que siempre dejó plantados.

Es el momento de dejar a un lado el doble discurso, tanto de su jefe Ricardo Monreal, quien por una parte reconoce el trabajo responsable y honesto que ha realizado Tello, y por otro lado, el contradictorio y de ataque que hace Soledad Luévano.

Que no se les olvide, a ambos, que su líder tiene nombre y apellido, y es Andrés Manuel López Obrador, que con miras a reconstruir un país lastimado ha dado un mensaje de altura, anteponer a México, en este caso, a Zacatecas.

Las campañas ya terminaron y es momento de ver únicamente por Zacatecas, que no se olvide.

 

Sin tapujos Tello desvela las presiones millonarias de la “poderosa” TV Azteca
Algo inédito sucedió la semana anterior cuando el gobernador Alejandro Tello Cristerna hizo públicas las verdaderas causas de su relación desgastada con TV Azteca y el diario Página 24.

Nadie esperaba que durante una entrevista radiofónica soltara así, sin más, que la televisora le pide 47 millones de pesos para dejar de golpearlo y el periódico que tiene su sede principal en Aguascalientes, otra cantidad millonaria.

La declaración causó impacto y asombro en la opinión pública, pero en especial en la televisora, quien a nivel nacional inició una guerra mediática en contra del gobernador zacatecano.

Algo similar a lo que le hizo a Miguel Alonso Reyes durante su mandato, a quien golpearon desde el noticiero nacional estelar, hasta que el priísta les soltó casi 50 millones de pesos. Amalia García, también tuvo que ceder millonariamente a la empresa de Ricardo Salinas Pliego, quien incluso diputaciones le pidió.

En TV Azteca pensaron que la estrategia del chantaje funcionaría una vez más, pero para su sorpresa se toparon con pared y jamás se imaginaron que un gobernador hablara frontalmente y sin tapujos contra la “poderosísima televisora”, revelando su modo de operar con chantaje, presiones e intimidación para hacerse de dinero público.

Alejandro Tello, con todo y los defectos que algunos medios y ciudadanos le puedan encontrar, pasará a la historia como el gobernador que rompió todos los paradigmas de la comunicación y de la relación medios-estado.

No sólo a diferencia de sus antecesores, decidió que su prioridad no era promover su imagen en los medios y pagar millonarias cantidades para ello, sino que de golpe cortó en un 70 por ciento el recurso público destinado para ese fin.

La mayoría de los medios, aunque inconformes, lo aceptaron, pero otros como TV Azteca y Página 24 decidieron iniciar una guerra mediática para recuperar el dinero que estaban acostumbrados a recibir.

El fin de semana apareció en el bulevar de Zacatecas un espectacular sin firma de nadie, en donde se le dice directamente a una de las conductoras de TV Azteca que el gobierno de Zacatecas no le puede pagar a su empresa 47 millones de pesos y le solicitaban su comprensión.

El hecho, con justa razón, causó indignación por acusar directamente a la conductora Lilana, pero en los pasillos se reconocía el atrevimiento del gobernador zacatecano por desvelar a una empresa como TV Azteca; además hay que agregar, su audiencia a nivel estatal no valdría los 47 millones.

Sin duda la estrategia de parte de quien haya sido fue equivocada, porque el mensaje no debió ser contra una conductora que como trabajadora de una empresa sigue órdenes de sus jefes. Ambos lados, gobierno y el medio, han caído en excesos.

Pero el asunto es algo que va más allá de un espectacular que sólo parte de una larga historia, ya que estamos hablando de un paradigma roto, de la voz de un gobernador que decidió enfrentar las presiones de algunos medios y periodistas que se sienten agraviados y ofendidos por el asunto, ya que ellos usan el mismo método de presión, aunque a menor escala.

Tello Cristerna, en realidad, les ha movido el piso a los medios de una manera insospechada y, quienes no se han adaptado a los cambios, dan sus últimas patadas por conservar el privilegio de recibir dinero público como subsidio, o de lo contrario, inventar lo que sea necesario para difundir información falsa con tal de golpear a su enemigo y caer en descalificativos dignos de un medio sin seriedad como el que no se cansan de repetir al decir que Zacatecas vive en pinocholandia.

Sin duda habrá acciones que criticar al gobierno Tello, pero decirle a TV Azteca que el periodismo crítico sólo tiene valía para el ciudadano cuando se hace de forma seria, con argumentos, con reportajes, con fuentes vivenciales o documentales fidedignas, no con simplonas y vulgares descalificaciones.

Hay que recordarles a Página 24 y en especial a Tv Azteca que ¡aguas!, porque algo que le ha sido tan aplaudido a Andrés Manuel López Obrador es su decisión de disminuir sustancialmente el recurso para publicidad gubernamental, en especial con los emporios televisivos, quienes con la llegada de las redes sociales y los medios en línea, ya no valen lo que cobran.

No vaya a ser y esperemos por el bien del país así sea, que la decisión de Tello sea el inicio de una nueva relación Estado-medios y pronto veamos a López Obrador también quejarse del trato que le dan por ser otra víctima del chantaje y la extorsión.

Dicen por ahí… ya lo veremos…