Sábado 15 Agosto 2020

Eliminación de herramientas legislativas en manos de Gustavo Uribe

Coordinador de la bancada del PRI

La eliminación de las herramientas legislativas está en manos del coordinador de la bancada del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Gustavo Uribe. No la tiene fácil, pues su prueba de fuego será el lograr cumplir la orden del gobernador Alejandro Tello Cristerna de terminar con tanto exceso al interior de la legislatura.

Ya la anunciábamos a inicios de semana que, después de años, en este 2018 existen verdaderas condiciones para que en el Congreso local elimine la partida de herramientas legislativas que ha sido tan dañina y opaca para el desempeño de los diputados.

La función de un legislador es hacer leyes que procuren el bienestar de la población y, no menor en importancia, la fiscalización de los recursos públicos.

Sin embargo, los diputados mucho han quedado a deber a los zacatecanos porque no sólo hay rezago en las comisiones legislativas y cientos de iniciativas en la congeladora, sino que la fiscalización en ocasiones no la aplican ni para sí mismo en sus famosas herramientas legislativas por las que perciben 72 millones de pesos al año entre los 30; por lo que con esto lo único que verdaderamente han logrado es dejar un verdadero boquete en corrupción y opacidad.

Peor aún, el dinero no siempre lo usan para apoyar a la gente de sus distritos, los cuales siempre tienen fines políticos, sino para crecer sus bolsillos y maquillar cuentas para una supuesta comprobación.

Un cambio de fondo en la manera de hacer política en el Congreso de Zacatecas está en manos nada más y nada menos que del coordinador de la fracción del PRI.

Si bien, Gustavo Uribe durante este tiempo tuvo un trabajo por demás menor, sin logar hacer un equipo sólido y que estuvieran en la línea del gobernador, esta es su oportunidad para que sea el priísta que pase a la historia como el diputado que fue capaz de lograr los consensos para eliminar tan absurda partida o, en su caso, quedar como el legislador incapaz de hacer cumplir entre la fracción mayoritaria una orden del gobernador en pos de la transparencia.

La eliminación de las herramientas legislativas no es por un capricho u ocurrencia de unos cuantos, sino que son urgentes y necesarias, pues las condiciones del estado ya no pueden seguir cargando con este despilfarro.