Sábado 24 Octubre 2020

Nacionalidades en disputa. Parte II

fronteraParte II: Vacantes fronterizas

Bienvenidos. En la segunda parte del Testimonio de la Frontera dedicado a Víctor Erick C. R. la historia da un giro. La primera parte fue dedicada a demostrar la postura en que dos nacionalidades disputan la titularidad: la mexicana y la norteamericana.

Aunque no nos guste, debemos aclarar que para la gran mayoría de los migrantes, Estados Unidos representa más oportunidades de desarrollo y mejores condiciones de vida. Claro, no sorprende entonces el fenómeno mismo de la migración.

Curiosamente, su visión suele ser muy clara. Víctor, igual que los demás Testimonios, concluyó que México está sumido en serios problemas, basta regresar al país para ver en lo que se ha convertido. ¿Y ahora, qué hacer frente a esa problemática en  que nos hemos sumido hasta acostumbrarnos?

Sin nada en los bolsillos
Mexicali es una ciudad joven. Dio su primer respiro hace 109 años. Está en constante crecimiento, su fuente de trabajo son la maquila y el ramo empresarial. Goza de cierta salud económica pero ese efecto contrasta con la difusión cultural en ciernes.

frontera-1Habitada por cerca de un millón de personas, abunda el trato cultural con chinos y sinaloenses, principalmente. Los demás pobladores provienen de diversos estados de la república; muchos, alguna vez fueron gente de paso con la intención de cruzar la frontera. Es, además, lugar de deportación con Estados Unidos: aquí llegan algunos migrantes capturados en el intento.

La ciudad, sin embargo, se convierte en lugar con vacantes laborales. Los migrantes encuentran en Mexicali un espacio del cual no se desprenden, otros, ven su calidez y aprovechan las oportunidades que ofrece.

Víctor Erick C. R. es uno de ellos, junto a su familia regresó a ubicarse en esas coordenadas. Justamente se encuentra trabajando. ¿Qué otra cosa puede hacer? Confirma haber sentido el recelo de no quedarse en Estados Unidos.

“Fíjate. Aunque rehusé adaptarme a Estados Unidos a mi llegada, ahora me rehusé un poco a adaptarme a México. Encuentro un país muy diferente, lleno de problemas, de gente con dificultades, de violencia, de políticos compadres y comadres que se la pasan como viejas de tendedero. Soy mexicano y deseo encontrar un buen lugar para vivir. Eso esperamos todos ¿no?”

- Mexicali tiene muchas vacantes- le dije.

- Sí, pero no es fácil acceder a las cosas, se batalla mucho.

- ¿Cómo ves México?- pregunté.    

- Lo que pasa es que siempre uno escucha críticas sobre migrantes, sobre los gringos, pero nunca escucha desde los zapatos de uno. ¿Cómo pueden ellos saber qué es lo que ve uno en México, si ustedes mismos no lo ven?

Parece que los migrantes somos un problema, que el asunto ya está demasiado afectado, pero no viene de Estados Unidos. A ver, que se nos cuestione sobre el aspecto que tiene este país, sobre la postura de los migrantes una vez que han sido deportados, no solamente de lo que uno ve allá, en Estados Unidos, eso lo sabemos todos, sale hasta en la Televisión.

Hay monumentos al migrante en todas partes, se les festeja, se les celebra. Vean qué dicen cuando regresan a sus pueblos sin nada en los bolsillos, pregúntenle qué hará ahora que está “feliz en su país” donde lo reciben con una bienvenida pero no tiene trabajo, no le alcanza para comer. Que vaya y se nos pregunte eso. Porque sea como sea uno tiene que trabajar.

Yo no te puedo decir cómo veo México, pero sí lo que no veo, apúntale: no veo orden justo, debería haber para todos, ¿no crees? No lo veo casi para nadie.

Menos mal que tengo trabajo.


Se comprende su postura. Determiné en su voz la creencia cotidiana de que allá, al otro lado de la frontera, se está más equilibrado económicamente. Víctor ve con claridad las vacantes fronterizas, que no son más que trampolines para ejecutar mejor cualquier cosa que uno haga, quizá de ahí provengan nuevas rutas sin salir de México, sin convertirse en migrante ilegal.

 

Nacionalidades en disputa. Parte I

 

FOTOS: JONATHAN GONZÁLEZ

 

* Jonathan Conetl González es egresado de la Licenciatura en Letras por la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ). Aunque es zacatecano actualmente vive en Mexicali donde realiza una investigación sobre el fenómeno migratorio. Terminó su primer libro de cuentos 'Palabras en primera persona' y el cuadernillo de poemas 'Distancias interiores'.