Miércoles 21 Octubre 2020

El debate en las redes sociales

El debate entre los candidatos a la Presidencia de la República de México, efectuado la noche del domingo 6 de mayo, propició que las redes sociales se convirtieran en un escenario de discusión, ataques, críticas, chistes y comentarios de todo tipo sobre los aspirantes, los partidos políticos, el Instituto Federal Electoral (IFE) y los contenidos extra-políticos.

En el ciberespacio la jornada del debate presidencial estuvo marcada por la circulación de millones de contenidos construidos por los usuarios, principalmente en redes sociales como Twitter y Facebook, la distribución de videos en YouTube, fotografías a través de Instagram o Flick, el envío de correos electrónicos, mensajes a teléfonos móviles y la distribución de encuestas donde daban en todos los casos ganador a alguno de los candidatos.

El debate entre los presidenciables Josefina Vázquez Mota del PAN, Enrique Peña Nieto del PRI-PVEM, Andrés Manuel López Obrador del movimiento Morena y Gabriel Quadri de Nueva Alianza, fue comentado en Internet a partir de las concepciones de cada cibernauta, lo cual enriqueció la comunicación heterogénea.

Al ser la red un espacio abierto que permite el intercambio de información en forma horizontal, el debate fue más debatido que el propio debate en pantalla. Las redes albergaron a simpatizantes de algún aspirante, afiliados a partidos políticos, ciudadanos despolitizados, académicos, periodistas, candidatos, bots, etcétera.

Con base en la observación participante en las redes sociales, el tema del debate en Internet puede ubicarse en tres tiempos:

a)    Antes del debate:
Comenzaron a circular por Internet encuestas y sondeos que daban por ganador a algún aspirante. En la estrategia de campaña también se registraron correos electrónicos, fotografías en redes sociales, videos y mensajes de humanos y bots en Twitter donde atacaban a algún aspirante.

Fue el caso de Enrique Peña Nieto, de quien se aseguraba que perdería el debate debido a que desconocía a los autores de la Biblia o contra Quadri a quien siempre se le vinculó con Elba Esther Gordillo. Por Twitter circularon tópicos como #JosefinaPresidenta y #HoyGanamosConAMLO.

b)    Durante el debate:
Existió seguimiento y participación de los internautas durante la mayor parte de la transmisión. En este periodo los usuarios de la red reproducían lo que los candidatos decían, transcodificaban lo que algún medio de comunicación o los usuarios publicaban en alguna red social, o bien emitían sus puntos de vista personales.

Los temas y comentarios fueron diversos, no estuvieron sometidos al esquema del debate en pantalla y profundizaron incluso en algunos temas en los cuales los aspirantes no lo hacían, por ejemplo, criticando o cuestionando las propuestas sobre Pemex, el asunto de la inseguridad o el control de los monopolios.

En Twitter fue evidente una guerra de los temas más comentados en las 2 horas que duró el debate. Por ejemplo, destacaron temas como #debate2012, el video de “Quadri viendo el trasero a la edecán del IFE”, #HastalaVictoriaConJosefina y #EPN.

Sin embargo aparecieron 2 temas que estaban fuera del campo político, por un lado Lupita, en referencia al nombre de la conductora del debate y Julia Orayen, la exuberante edecán del IFE.

En el caso de Julia Orayen fue creado un perfil falso en Twitter bajo la cuenta @LaEdecanDelIFE. En la primera hora el perfil registró 3 mil 500 seguidores, al concluir el debate ya tenía más de 5 mil y para la mañana del lunes 7 de mayo la cifra de seguidores era de cerca de 15 mil.

c)    Después del debate
Los equipos de campaña, partidos y simpatizantes declararon en la plaza virtual de Internet vencedores de la contienda a sus respectivos candidatos.

En las primeras horas del lunes 7 de mayo circulaban en Facebook mensajes politizados a favor o en contra de algún contendiente, fotografías con burlas hacia la esfera política o videos que reproducían momentos de la contienda, destacando errores de pronunciación, vestimenta, peinado e incluso la mirada de los aspirantes.

Entre los temas más comentados la mañana del lunes en Twitter destacan #YoViaEPNPresidente y Julia Orayen, cuyo nombre se había convertido en un punto de debate que abarcó gran parte de los espacios en las redes sociales.

Temas como #Playmate o #laEdecan llevaron a Orayen a convertirse en uno de los tópicos más comentados no solo en México, sino entre los 10 temas más mencionados en Twitter a nivel global.

El fenómeno de Julia Orayen en las redes sociales pasó de Internet a los medios tradicionales.

Algunos candidatos, coordinadores de campaña, gran parte de los periódicos, conductores de espacios informativos de radio e incluso en los programas especiales que se transmitieron por televisión al concluir el debate, enfocaron parte de sus comentarios sobre la edecán del IFE y sus atributos físicos.

Nuevo escenario de discusión social
Internet y las redes sociales se convirtieron en una plataforma de comunicación entre la comunidad red. Ciudadanos politizados y despolitizados manifestaron sus puntos de vista sin limitantes.

Los efectos del debate de los candidatos presidenciales se trasladaron a Internet, principalmente a Twitter y a Facebook, donde los “apoyos virtuales”, los ataques, la reproducción mediática de los candidatos, la desilusión sobre el sistema democrático y aspectos extra-políticos, como la edecán, fueron parte de los temas que más se comentaron.

Como en la vida real, la red fue escenario de confrontación de ideas, críticas racionales, posturas subjetivas, análisis empíricos, defensas emocionales y desborde de un sinfín de pasiones.

Las redes sociales se convirtieron por primera vez en México en un nuevo escenario de discusión social sobre un debate presidencial. Los partidos y los candidatos deben aprender del lenguaje de la red, que hoy superó en contenidos el marco comunicativo que ofrece la televisión.


*Especialista en Sociedad de la Información y el Conocimiento por la Universidad Oberta de Cataluña. Autor del libro “Zacatecas y la Sociedad Internet”.

Texto original publicado en la Revista Etcétera (www.etcetera.com.mx)