Jueves 14 Diciembre 2017

Inician huelga de hambre despedidos de UAZ; rector se sostiene

Comenzó la manifestación anunciada por parte de personal académico de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), que se hizo presente en las escalinatas del Teatro Fernando Calderón del Centro Histórico para hacer patente su protesta.

Son 8 de los 19 despedidos los que determinaron tomar esta medida, entre ellos personal de confianza y de tiempo determinado, así como un docente investigador de base señalado por presunta baja productividad además de insultar al rector con memes en su cuenta de Facebook.

Aprovechando el inicio del Festival Zacatecas del Folclor Internacional 2017 este domingo, en sus pancartas colocaron la frase "huelga de hambre" en varios idiomas para llamar la atención de los visitantes.

Previo a que iniciara la huelga, el rector Antonio Guzmán Fernandez expresó en rueda de prensa que en toda mesa de diálogo y negociación tiene que haber voluntad y acercamiento de posturas, además de dejar a un lado los condicionamientos y las posturas irreductibles.

En este caso, aunque el viernes hubo una mesa de negociación con la intermediación del Sindicato de Personal Académico de la UAZ (Spauaz) hubo un buen diálogo, donde se iban acercando posturas, sin embargo finalmente se detuvo la negociación.

El planteamiento de la rectoría negociar en 3 temas:

  • Personal de tiempo determinado, que por las características y la naturaleza de su trabajo su permanencia y labores están muy definidas y fijadas en el contrato.
  • Personal de confianza que por su naturaleza y características es el representante del patrón en las funciones que se le están otorgando, que son de mucha confidencialidad, que son los abogados de la administración.
  • Caso particular del maestro de base, Rolando Alvarado Flores.

Guzmán Fernández explicó que aunque iban encontrándose planteamientos y alternativas de solución, la negociación se estancó cunado los inconformes señalaron que los debían de reinstalar, y en la medida de que se pudiera encontrar materia laboral se les pudiera recontratar y si no la encontraban los pudieran rescindir.

La respuesta de la autoridad fue que en todo caso, cuando encontraran materia laboral, es decir, horas clase frente a grupo, pudieran reinstalarse vía sindical; entonces se les reconocería su antigüedad, se les pagaría el retroactivo y elevarían su categoría de académico profesional a docente investigador.

No tenía sentido reinstalarlos y a los 15 días que no encontraran carga de trabajo volverlos a rescindir, expuso el rector.

Enfatizó que el próximo semestre ya no existirán los puestos de trabajo de la mayoría-porque fueron los espacios, no las personas-, los cuales corresponden a la administración central y no tienen nada que ver nada con una actividad sustantiva de la universidad, como docencia, investigación, o extensión.

Son actividades administrativas en las que los espacios se abren semestralmente y por normatividad se pueden ratificar o no, tanto en el personal de confianza como en el de tiempo determinado, indicó Antonio Guzmán, quien destacó que no se puede obligar a que continúen.

"Tenemos que ir a una mesa de negociación pero no podemos ir con condiciones muy de fuerza, porque si no van a inhabilitar cualquier decisión que tome el rector", expresó.

Insistió en que al iniciar el semestre en próximos días podría ir fluyendo la materia laboral y ellos ir tomando cargas, solicitando materias frente a grupo, pero al llegar a una situación en las que ponen en riesgo su salud "no te da condiciones para avanzar en una imposición"

Invitó a los manifestantes a encontrar otra vía, aunque seguirá atendiendo el tema ya sea por cauces institucionales o externos.

También habló de la necesidad de hacer un alto en el camino y realizar una reunión con el equipo administrativo y directivo, pues las medidas y acciones que se aplicaron desde el año pasado en la administración central deben replantearse y ser avaladas por el consejo universitario.

rector-huelga-1.jpeg

 

Libertad de expresión, pero con respeto
Antonio Guzmán expuso en el caso del docente Rolando Alvarado que aunque la UAZ defiende la libertad de expresión y como rector debe aceptar críticas a sus decisiones, "pero tiene que ser en un mecanismo de respeto de la dignidad de las personas".

Dijo que tuvo que personalizar este tema en la figura del rector, pero que había una inconformidad de varios compañeros de la administración a las que ya les tenía apodos y la situación se estaba volviendo inmanejable, por lo que le pedían intervenir.

"Tenía que generar las condiciones de un respeto entre nosotros", dijo, pues consideró que en la UAZ debe de existir diálogo, comunicación, relación cordial entre compañeros, que no puede ser denostativa u ofensiva.

Insistió en que el problema no eran las críticas, sino que habiendo una comunicación y relación permanente con los compañeros, el docente prefirió ofenderlos en las redes sociales, donde muchos maestros señalaban que sus familias le estaban preguntando qué sucede y por qué no se le ponía un alto.

"Imagínate, yo me pongo a contestarle en función de ese tipo de diálogo, tampoco creo que una relación entre los universitarios podría ser correcta en ese sentido", dijo

Antonio Guzmán, quien señaló que ya son 2 años mínimo de la ofensiva y aunque se le señalaba que podrían relacionarse de otra manera, "parecía que se le daba cuerda".

Admitió que esta situación se ha ido politizando, pues ha afectado intereses como en otras decisiones que ha tomado como el ajuste a salarios de funcionarios, venta de prestaciones y cargas de trabajo; dejar de rentar, bajar el gasto de operación y de representación, además de cancelar contratos, ajustrar cargas de trabajo.

huelga-hambre-uaz-1.jpeg

huelga-hambre-uaz-2.jpeg

yndice