Viernes 10 Julio 2020

Cuarteles generales del narco están en Fresnillo: Pinto Ortiz

Guadalupe y El Mineral son los focos rojos en materia de seguridad
jesus-pinto-ortiz-1De cada 10 agentes municipales en Zacatecas solo tres son confiables, consideró el secretario de Seguridad Pública, Jesús Pinto Ortiz, quien habló sobre los municipios que representan un mayor problema para la seguridad en el estado.

“Fresnillo sigue siendo el bastión principal, es una preocupación, ¿verdad? Ahí están, me imagino, los cuarteles generales del crimen organizado”, declaró el funcionario.

Aunque no quiso establecer una escala jerárquica porque “no es conveniente”, en función policiaca y por el área urbana, Fresnillo y Guadalupe son los principales focos rojos en el estado.

Pinto Ortiz declaró que las autoridades estatales conocen a detalle la situación de los municipios y en particular de sus policías.

“No son confiables. Eso lo sabe todo mundo”, dijo sobre las fuerzas preventivas de los ayuntamientos.

Explicó que una prioridad de la administración alonsista es darle celeridad al proyecto para formar una policía metropolitana en Guadalupe y Zacatecas.

Crear la corporación de la zona conurbada, las bases militares y las Unidades Regionales de Seguridad son los elementos que componen la estrategia del gobernador Miguel Alonso para devolver la paz al estado.

Otro pilar, dijo Pinto Ortiz, será consolidar a la Policía Estatal Acreditable como la principal fuerza en el estado para sustentar la política de seguridad del gobernador.

Una vez que la administración estatal concluya con esos proyectos iniciará un apoyo mayor a la depuración de los cuerpos policiacos de los municipios.

En su comparecencia en el Congreso local, el secretario de seguridad declaró que llevaba un avance del 60% en la confiabilidad de los agentes de la policía estatal.

El gobernador informó en días pasados que ya se tenían 380 agentes en la corporación y que la mitad están certificados.

En la administración zacatecana todavía no definen que harán con los policías estatales que siguen trabajando sin acreditación.

FOTO: OSVALDO MARTÍNEZ