Miércoles 12 Agosto 2020

Qué pasará con las Pymes en la crisis del Covid-19 en México

Ante una situación extraordinaria como ésta el riesgo de las Pymes aumenta. (Cortesía)

La crisis sanitaria por la propagación del Coronavirus (Covid-19) ha representado un golpe duro para muchos sectores de la sociedad, entre ellos el empresarial.

La respuesta del gobierno federal no ha sido la que los empresarios esperaban y su malestar se ha hecho público; a pesar de que ya se han anunciado acciones económicas, el descontento sigue presente.

Que haya intereses contrarios no es extraño en la administración actual; sin embargo, ante una situación crítica representa un factor de riesgo para la economía del país.

En el país existen 4.1 millones de micro, pequeñas y medianas empresas, según la Encuesta Nacional sobre Productividad y Competitividad de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Enaproce) 2018, que aportan cerca del 52 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y el 72 por ciento del empleo formal proviene de ellas.

Si en condiciones normales la supervivencia de las Pymes es difícil, ante una situación extraordinaria como ésta el riesgo aumenta.

Las Pymes son un pulmón de la economía nacional: “Decirle a la gente que se quede en casa y, por ende, forzarla a cerrar sus negocios es equivalente a poner en coma a un paciente para curar una enfermedad muy grave”, declaró Fernando González, CEO de Coru.com

Después de un par de meses trabajando en condiciones más adversas de lo normal, la desaparición de muchas empresas será una consecuencia lógica; ante el impacto de la crisis sanitaria en la economía el gobierno federal anunció una serie de medidas para su protección.

Las medidas dirigidas a las Pymes están consideradas una vez que pase la contingencia sanitaria; se tiene contemplado entregar un millón de créditos dirigidos a este sector, tanto formales como informales.

Lo anterior a partir de un fondo de 25 mil millones de pesos, que se considera a partir del Decreto de Extinción de Fideicomisos publicado el jueves 2 de abril de 2020 en el Diario Oficial de la Federación.

Desde la iniciativa privada se exigen otras medidas dedicadas a incentivar la permanencia de las Pymes: pago diferido de impuestos, disminución en las cuotas del IMSS, reducción de cuotas de trabajadores, préstamos para aumentar la liquidez y que el gobierno asuma un porcentaje en el pago de salarios.

Por ahora no parece haber una conciliación entre lo que se ofrece desde el gobierno federal y lo que demanda el sector empresarial.

Hay un punto de convergencia, el crédito a empresas pequeñas en busca de la liquidez que les permita sobrevivir a la crisis.

Apenas 3 de cada 10 Pymes recurren a las ventas en línea, según datos del portal aiuda.org. Si los trabajadores y estudiantes se adaptaron al mundo en línea, es momento de llevar más negocios al nuevo espacio en que se mueven los clientes.

Introducirse al mundo del comercio electrónico antes requería de tiempo y dinero, pero ahora las condiciones son más flexibles incluso para que el pequeño comerciante siga haciendo lo que sabe, con la misma calidad, sin desviar invertir esfuerzo en la logística de envíos.

Existen muchas razones para ver de cerca una quiebra, ante una situación como la actual crisis sanitaria muchas Pymes verán en riesgo su supervivencia.