Sábado 15 Diciembre 2018

Recibe AMLO Bastón de Mando de pueblos indígenas

Ceremonia en el Zócalo

En el marco de una ceremonia que se realizó la tarde de este sábado en el Zócalo de la Ciudad de México, el presidente Andrés Manuel López Obrador recibió de representantes de los pueblos indígenas y afrodescendientes del país el Bastón de Mando.

Durante el acto, López Obrador y su esposa, Beatriz Gutiérrez Müeller, fueron "consagrados" y recibieron diversos objetos "sagrados" de los pueblos indígenas, en medio de inciensos, flores y diversas plegarias.

Después de las 5 de la tarde, integrantes de pueblos indígenas de diferentes estados y etnias recibieron entre hierbas aromáticas y humo de copal al presidente de México en el templete instalado en la plancha del Zócalo capitalino.

Una representante de pueblos originarios señaló que: “Es un honor para los pueblos originarios y afromexicanos estar en este templete”, y solicitó el permiso del mandatario federal para realizar un ritual de purificación, para que se cumplan todas las promesas de campaña referentes a los pueblos originarios.

En silencio, y pidiendo al corazón de la Tierra, el agua, el fuego y el aire, la limpieza y purificación del presidente del país, con un ramo aromático en la cabeza del mandatario federal, la curandera llamó a su linaje ancestral para que le ofreciera su guía.

“Le pedimos a las fuerzas de todos los pueblos originarios que lo acompañen en hermandad”. Además, llamó a la virgen morena para que cuide al presidente y lo proteja de las malas energías que podrían aparecer en su andar, "para que pueda caminar libremente".

Representantes de los pueblos indígenas entregaron al presidente de la República un instrumento que por la mañana sacralizaron en un ritual, una especie de amuleto que lo protegerá de las malas vibraciones por los lugares que recorra.

Posteriormente, una persona se dirigió al mandatario federal y en lengua indígena, y con lágrimas en los ojos, entregó una cruz al presidente, quien en modo de respeto se hincó ante el hombre que había ofrendado la figura.

Otra persona representante de pueblos originarios señaló que realizarían una ceremonia llamada Xochitlalli, que consiste en una puesta de flores, con la que se invoca a los pueblos que cuidan los rumbos del universo, para lo que solicitó el permiso de los guardianes que los resguardan para luego, con caracoles y sahumadores, saludar a los 4 puntos cardinales.

Así, en una Plaza de la Constitución abarrotada, elevó plegarias de protección para el presidente, con las manos levantadas hacia los rumbos del norte, del sur, del este y del oeste.

Se solicitó el rompimiento de limitaciones y la llegada de la libertad, así como la importancia del sentido de la hermandad para todos los mexicanos, la voluntad personal y colectiva que permita construir un México en armonía.

Pidieron a Tonantzin, deidad importante en la cosmovisión de los pueblos originarios, abundancia y resarcir de manera equitativa las bendiciones que ofrece a los mexicanos la madre Tierra, “para que nadie se quede sin alimento”, así como a hacer alianzas que beneficien a todos los mexicanos.

A su vez, una representante de la comunidad de Ayutla de los Libres, de Guerrero, señaló la importancia de estar en unión, y realizó la entrega del Bastón Sagrado, que será la guía para gobernar al país, "siempre y cuando primero estemos los pueblos indígenas”, puntualizó.

En nombre de los pueblos indígenas y afromexicanos, abundó que se presentan con todo respeto a depositar en manos del presidente el Bastón de Mando, “tenemos la esperanza de que México vivirá a partir de hoy una transformación”.

"Aquí está el Bastón de Mando, el símbolo con el que usted conducirá al pueblo de México”, y puntualizó la importancia y el deseo de que los pueblos originarios sean considerados en todos los planes de este sexenio.

En el Zócalo capitalino, donde hace más de 500 años hombres y mujeres fueron atraídos por un águila y un nopal para sembrar las semillas del pueblo mexicano, se entregó el Bastón de Mando, no sin antes puntualizar que con él se entregaron también la confianza y el compromiso de los pueblos originarios de México.