Sábado 4 Abril 2020

Marchan en Monterrey para exigir paz y tranquilidad

Ciudadanos neoloneses demandaron que regrese la "tranquilidad y la paz que se disfrutaba antes en Monterrey", en una "Marcha por la Paz" que fue convocada por el gobierno estatal, en la cual los principales oradores fueron estrellas y conductores de las cadenas locales de televisión.

En la concentración que se realizó en el Parque Fundidora destacaron las camisetas de sindicatos oficiales, de organizaciones del PRI y de dependencias estatales. Protección Civil calculó que asistieron "entre cinco mil y 10 mil personas".

"Acérquense, acérquenses, ya hay muchas estrellas de televisión detrás del escenario", llamaba a través del micrófono un vocero antes de iniciar el evento.

"Es un día muy especial, histórico. Tenemos que estar unidos por la paz", reiteraba el conductor quien llamaba a los asistentes a juntarse para que pudiera iniciar el acto convocado por el gobernador estatal.

Rodrigo Medina llegó como un "civil más" acompañado por su dos hijos y su esposa y se colocó entre el público que se había concentrado frente al escenario.

Los primeros en salir fueron una docena de conductores y estrellas de la televisión local, y cada uno comenzó a expresar sus razones por las que asistían a la "Marcha por la Paz", a lo largo del evento que no tuvo un orador oficial.

"Venimos de Televisa, TV Azteca, Multimedios (la cadena local) para pedir paz en el estado. Somos gente trabajadora que queremos la paz", afirmó Óscar Burgos, conductor de Televisa y quien condujo el acto gubernamental.

"Queremos volver a disfrutar de las discotecas y los restaurantes como antes", dijo una de las populares conductoras de un programa de concursos de la cadena Multimedios.

"Aquí no hay Tigres, No hay Rayados, solo gente de Nuevo León", agregó uno de los conductores de los programas de deportes.

Participó también el Payaso Cepillín, quien reiteró que los ciudadanos quieren que la paz vuelva al estado.

Posteriormente se presentaron, sacerdotes católicos, pastores y rabinos del consejo intereligioso quienes solicitaron a los asistentes que oren por sus autoridades, "para que Dios las ilumine".

La Marcha de la Paz culminó soltando globos blancos y entonando el Himno a la Alegría, y mientras los asistentes se retiraban decenas de empleados del gobierno intentaban regalar miles de botones, banderas y camisetas que se quedaron en cajas.
 

(Con información de El Universal)