Miércoles 13 Noviembre 2019

Habitantes de Mazapil defienden a Peñasquito por fuentes de empleo

Piden apoyo a los 3 niveles de gobierno

Transportistas, ejidatarios, comerciantes, trabajadores de la mina y habitantes de las comunidades de Mazapil afectados por el conflicto en Peñasquito dieron una conferencia de prensa para expresar su incertidumbre por los constantes bloqueos y miedo de pérdida de empleos.

Por ello pidieron la intervención de los 3 niveles de gobierno para que cesen los bloqueos por parte de los inconformes con la empresa, con quienes no buscan conflicto, pero sí que los dejen trabajar.

Alejandro Ramírez Contreras, uno de los transportistas que tiene contrato individual con la empresa, dijo haber trabajado a gusto de esta forma porque al momento de pagarles no hay tanto ‘jineteo’ al dinero que se les daba antes, y en caso de haber un problema el trato es directo.

“Es lo mejor que nos pudo haber pasado”, dijo, pues cabe recordar que anteriormente los transportistas estaban aglutinados en la empresa CAVA que era la que manejaba los contratos con Peñasquito.

En representación de habitantes de comunidades como Cedros, El Rosario, La Pardita, Sábana Grande, Tanquecillos, Matamoros, Tecolotes, Mazapil y El Trigo, Ramírez Contreras se pronunció a favor de Peñasquito, pues es una fuente de empleo y desarrollo para más de 25 localidades vecinas.

En caso de que la empresa cerrara, “sería prácticamente quedarnos sin comer”, afirmó el transportista, quien consideró que estos bloqueos son ilegales.

Respecto a la falta de agua que argumentan los manifestantes, Alejandro Ramírez aseguró que sí la tienen en sus hogares para todas sus actividades cotidianas.

Recordó que a pesar de las afectaciones al manantial El Socavón, la mina ha realizado varios proyectos para que puedan seguir teniendo agua, como una planta purificadora y abrevaderos para los animales en diferentes puntos del ejido.

Imelda Alvarado habló en representación de 125 trabajadores del proyecto CLR (Central Line Rise), quienes laboran en la mina luego de haber pasado por un proceso de entrenamiento.

Ella es operadora de camión CAT 777 F y ahora no tiene trabajo, por lo que pidió apoyo al gobierno para que los ayude a seguir laborando, pues muchas familias están sin sustento.

Ambos son de Cedros, por lo que aclararon que no todos los habitantes de ese ejido están contra la mina, pues en ésta hay alrededor de 1.600 personas y solamente máximo 300 participan en los bloqueos.

Otro de los habitantes que se dijo “ejidatario legítimo de Cedros” enfatizó lo que quieren no es dinero, sino trabajo. “Nos entregaron a nosotros unos contratos como ejidatarios y nosotros sí estamos beneficiándonos”, aseguró.

“La otra gente que no quiera trabajar, por favor que se hagan a un lado”, dijo, y pidió que el presidente municipal, el gobernador y el presidente de la República los apoyen para poder mantener sus empleos.

Afirmó que la mayoría de los habitantes de la región están siendo afectados y si la minera para, todo el semidesierto “se va para abajo”.

Beneficios para todas las comunidades
Uno de los habitantes de la comunidad de Tecolotes dijo que no hay amenazas contra ellos, y que están a favor de que la mina siga trabajando, porque ahí está el sustento de todo el municipio, además de ser la fuente de trabajo de muchas personas de todo el estado de Zacatecas y lugares como Torreón, Durango, San Luis Potosí, Monterrey y Saltillo.

Compartió que su comunidad ha recibido beneficios como un programa de reforestación, que se traduce en un trabajo que les ayuda a tener mejor calidad de vida.

Respecto a la contaminación que pudiera producir la mina, dijo que ésta es inevitable por las explosiones, sin embargo, la empresa constantemente la vigila en todos los ejidos.

Temen volver a ser un municipio marginado
Una comerciante afirmó, por su parte, que con los bloqueos se han visto afectados al quedarse sin ventas en sus negocios de comida o tiendas de abarrotes.

Recordó que anteriormente Mazapil solo tenía 2 fuentes de empleo: la Presidencia Municipal o la Minera de Tayahua, donde solo podía trabajar poca gente y el resto tenía que emigrar a la ciudad para trabajar o estudiar, lo que les implicaba muchos gastos. Muchos tuvieron que irse ilegalmente a Estados Unidos.

Como comerciante, Eleazar Ríos, habitante de la comunidad de Mazapil desde hace 14 años, aseguró que aunque no trabaja directamente para la empresa se ha visto beneficiado con la derrama económica de la mina.

Ahora se ha visto afectado porque ya no tiene ventas y ya ni siquiera va a surtir con frecuencia a Saltillo, donde comúnmente lo hace, y muchas empresas foráneas que acudían a brindar sus servicios “ya la piensan” para hacerlo.

Comentó en la mina trabajan personas de muchos lugares a veces lejanos, que al llegar y encontrarla bloqueada, tienen que regresar sin ingresos para cubrir las necesidades de sus familias.

Eleazar Ríos dijo que solicitan el apoyo de todos los órdenes de gobierno porque ellos pagan impuestos, con lo que tienen derecho a ser protegidos.

Afirmó que, de ser antes una comunidad marginada, ahora gracias a la mina los habitantes pueden tener buenas casas, vehículos, recursos para mandar a sus hijos a estudiar, cuando antes no había ni para comer.

Comentó que de su negocio ha podido dar trabajo a 20 familias, además de que Peñasquito es una de las empresas que mejor paga.

Dijo que de ambas partes hay disposición para resolver el conflicto, para lo cual debe de haber tolerancia y diálogo, de lo contrario todos saldrán perjudicados.

Pidió a las autoridades que acudan a todas las comunidades a entrevistarse con ciudadanos normales y constaten cómo es que todos contribuyen al desarrollo de la región, sin embargo, dependen de la inversión de empresa minera, que siempre está dispuesta a apoyarlos.

Respeto a manifestantes, pero que los dejen trabajar
Respecto a las acciones de Asención Carrillo y Felipe Pinedo como líderes de los transportistas y ejidatarios de Cedros que mantienen los bloqueos, Eleazar Ríos aclaró que no tienen nada contra ellos, sino que solamente quieren defender sus trabajos.

También Alejandro Ramírez dijo que no tienen la intención de manifestarse en contra de este grupo, y aclaró que como transportistas con contratos independientes no tienen relación con la empresa CAVA, que encabeza Asención Carrillo, a quien siempre se le ha respetado en su lucha.

Afirmó que si estas personas quieren trabajar, ahí está el empleo, pero de manera individual. Actualmente hay 32 contratos independientes con los que trabajan 50 camiones, y algunos de estos transportistas anteriormente estaban con CAVA.

 

carrera cozcyt

bazar issstezac 2019

materno infantil legislatura2