Lunes 11 Noviembre 2019

Golpea paro en Peñasquito a comerciantes

Negocios se quedan solos en Mazapil

Muy bajas ventas, cierre temporal y pérdidas económicas que cada día son más difíciles de soportar, son las afectaciones que sufren comerciantes a causa del mayor bloqueo realizado a la mina de la empresa Newmont Goldcorp que está a punto de cumplir 7 semanas.

Trabajadores que antes llenaban comedores y compraban en tiendas u otros comercios se fueron dejando de ver poco a poco hasta que hace 10 días ya no acudieron, con lo que las ventas cayeron drásticamente.

Esta situación genera temor entre los comerciantes, además de los trabajadores y proveedores de la mina a quienes se les han suspendido los pagos, pues mientras más pasa el tiempo menos pueden resistir los gastos para sostener los negocios.

 

Dejar Mazapil podría ser su única alternativa
Con su palo y sus tinas cargadas de fresas, nopalitos, miel y tunas llegó hace 8 años de Trancoso el comerciante Guillermo Cordero Almanza, quien después de dar vueltas desde un municipio lejano para vender, decidió quedarse.

Puso un puesto de churritos, fruta, miel, elotes y jugos naturales en el que le iba bien, pero ahora las ventas son muy bajas porque no hay trabajadores, y de cerrar la mina tendrá que regresar a caminar con sus cubetas.

50 por ciento disminuyeron los clientes de Margarita Agüero, comerciante de comida de Mazapil, quien comentó que otras personas que tienen sus negocios de este mismo giro ya han tenido que cerrar.

En un día normal tenía un ingreso de 3.000 pesos y ahora percibe entre 1.400 y 1.500, lo que le dificulta cubrir sus gastos, además de que las rentas son muy caras en Mazapil y se tienen que seguir pagando.

“Yo le he dicho a mi hija que debemos de ir buscando a dónde irnos”, dijo la mujer originaria del municipio, quien vivió mucho tempo fuera y desde hace 5 años regresó al ver que podía tener trabajo gracias a la presencia de la mina.

 

Negocios se vienen abajo por falta de clientes
En el Mercado Nuevo desde temprano pueden verse varios negocios cerrados porque no hay a quien venderle, pero uno de los que se encuentran aún abiertos es el restaurante en el que trabaja Isabel Herrera como ayudante de su suegra.

Sus principales clientes eran empleados que salían de trabajar en la noche e iban a cenar, pero ahora que se suspendió la actividad en la mina se ha visto muy afectado el negocio.

Sin embargo, tienen que seguir pagando renta, surtir el gas, pagar el pedido de la Coca Cola, pues siguen con la intención de seguir funcionando.

Bertha Barbosa Morquecho, propietaria de una tienda, dijo que ya tiene 20 años con su negocio y desde que llegó la mina vio mucha mejoría, pero ahora su ingreso “sí ha disminuido muchísimo”.

Recordó que incluso hizo una inversión en una carnicería. “Estábamos muy bien, todo estaba trabajando bien y ya con el cierre éste que se hizo pues todo va a bajo, a todos está afectando, tanto aquí al pueblo como a las comunidades”, dijo.

mazapil 1

 

Pobreza de algunos manifestantes "son mentiras"
En el restaurante Guichicovi Taquería las cosas no son distintas, ya que incluso ha disminuido a la mitad su personal luego de que, de atender entre 50 y 60 comensales a diario ahora apenas llegan unos 10 o a veces ninguno.

Durante el primer mes del paro aún no se veía esta afectación, pero cuando suspendió actividades la mina ya dio “el bajón más feo”, dijo su dueño Rodolfo Andrés Francisco.

Consideró que hay personas que son parte del bloqueo que se están manejando con mentiras, al grado de decir que tienen que pedir dinero en la calle para poder comer “cuando ellos son millonarios en este pueblo”.

Dijo que ambas partes deben de conducirse con la verdad, dialogar, evitar agresiones y solucionar este problema que afecta a miles de familias.

“No estoy ni a favor ni en contra, tanto el ejidatario tiene derecho de reclamar lo que son sus tierras tanto la empresa también que nos ha traído beneficios a los mexicanos, y sobre todo a los zacatecanos”, expresó.

mazapil 5

 

Llama restaurantera a Narro a conocer a los afectados
También sin trabajo se encuentra Mirna Yesenia Rosales López, propietaria de Mi Restaurante Favorito, quien hace 4 años comenzó su negocio gracias al apoyo de una constructora, y fue creciendo gracias a los programas de inversión que ofrece la mina.

Antes del bloqueo daba el servicio de comedor a constructoras de fuera que trabajan para Peñasquito y llegaban a comer desde 20 hasta 50 personas, pero ahora solo tiene 6 clientes.

Como todos los demás negocios que siguen en pie, tiene gastos fijos como los impuestos, la electricidad, el agua y otros más que no se detienen, por lo que con los bajos ingresos y lo que tiene que desembolsar le queda una ganancia de 10% de lo que tenía anteriormente.

Ella también ha contemplado cerrar su restaurante e irse a la ciudad a empezar de nuevo, luego de haber visto cómo la llegada de la mina llevó trabajo a Mazapil además de diferentes beneficios para los habitantes.

Uno de ellos fue la educación, pues antes los jóvenes se tenían que ir al acabar la secundaria a seguir estudiando o a trabajar en otros municipios como Concepción del Oro o Saltillo, Coahuila, pero al abrir el plantel del Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep) ahora tienen un nivel medio superior.

Otras ventajas fueron la apertura de la Unidad de Salud de la comunidad de Cedros, ya que antes solo se tenía la de Salaverna.

Hizo un llamado al senador José Narro Céspedes a que, así como está con los manifestantes apoyándolos, que vaya a conocer a las personas dedicadas al comercio o trabajar, por ejemplo, lavando o limpiando campamentos, que se están viendo afectadas.

Mirna dijo desconocer acerca de personas que se hayan enfermado a causa de la presunta contaminación de la mina, y comentó que no se ha hablado de fallecimientos a causa de ella.

mazapil 4

 

Ejidataria teme perder su sustento
Tampoco Filomena López Briones, ejidataria de Mazapil, conoce a alguien que se haya enfermado a causa del agua; “pues yo siento que no, ellos dicen que nos estamos muriendo”, dijo.

Consideró que los padecimientos que se tienen son los normales de las distintas temporadas, como gripes en tiempo de frío y algunas diarreas en tiempo de calor o indigestiones.

Como muchos ejidatarios que antes se dedicaban a la siembra, ahora que es adulta mayor ve como una pensión el dinero de un fideicomiso que anualmente le entrega la mina por permitirle ocupar sus tierras, y que le alcanza para vivir todo el año.

Su preocupación, además de perder su ingreso, es qué sucederá con sus hijos, sus sobrinos y todo el pueblo que trabaja en la mina si esta cierra, pues muchos tendrán que ir a batallar a ciudades como Monterrey, a buscar trabajo y pagar renta.

Recordó que desde que llegó la mina recibió beneficios, como una beca para que su hija estudiara una carrera, por lo que consideró que el gobierno ya debe de tomar cartas en el asunto para terminar con el conflicto y que Peñasquito se quede en Mazapil.

mazapil

 

Indicadores de Coneval mejoraron con la minera
Además de los beneficios a comercios que son visibles y testimonios de habitantes, las mejoras con la actividad minera se reflejan en los datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Los últimos datos disponibles del año 2015 señalan que en 5 años la pobreza extrema pasó del 22.2% a 12.9%.

Otros indicadores que llaman la atención son la reducción notable de población que no contaba con drenaje, sanitario, red de agua entubada, refrigerador y lavadora, que en promedio era de más de la mitad de habitantes.

 mazapil 2

carrera cozcyt

bazar issstezac 2019

materno infantil legislatura2