Miércoles 6 Julio 2022

Polémico sacerdote estaba formando una secta en Zacatecas: obispo

Tiene prohibido celebrar misas, aunque feligreses lo defienden

 

El padre Alfredo Cabral Hernández tiene prohibido celebrar misas o dar sacramentos en esta entidad y Aguascalientes por las autoridades eclesiásticas, aunque entre la feligresía quienes lo han conocido consideran esta medida injusta y defienden al cura por su ejemplar actitud.

En un comunicado difundido el 19 de mayo, Sigifredo Noriega Barceló, obispo de Zacatecas, indicó que “durante un tiempo, y por invitación de un hermano sacerdote, se le permitió desempeñar su ministerio en una parroquia, pero debido a una serie de acciones y actitudes que en nada construyen la unidad de la comunidad dicho permiso le ha sido retirado”.

El Obispado de Aguascalientes también emitió un comunicado este lunes en el que advierte que Alfredo Cabral no puede celebrar misas de manera privada en viviendas y advierte a la gente que no se deje engañar por personas que “dañan la santidad del augusto sacramento y la comunión eclesial”.

La Diócesis de Cancún-Chetumal también había emitido un comunicado similar en 2017, pues le prohibió el ejercicio del ministerio sacerdotal, lo cual generó malestar entre los creyentes, que incluso salieron a protestar en el Obispado.

La Diócesis de Zacatecas, en octubre de 2021 había tomado la decisión de no otorgarle la licencia para celebrar los sacramentos; aunque desde entonces no tiene permiso, continuó ejerciendo, especialmente en la parroquia de San Pedro, ubicada en Cuauhtémoc.

Este domingo el obispo Sigifredo Noriega advirtió que incluso Alfredo Cabral estaba formando una secta, además de que cobraba por los servicios prestados y se sabía que se había trasladado a Jerez, por lo que se decidió emitir un nuevo comunicado para advertir a la comunidad.

Al igual que en el primer comunicado, varios feligreses en redes sociales expresaron su rechazo a la medida, pues dieron testimonios de que el sacerdote los atendía cuando se lo solicitaban, y sólo pedía una cooperación voluntaria para poder alimentarse.

En algunos casos señalaron que tuvieron curaciones de padecimientos o enfermedades tras acudir a sus misas, las cuales son conocidas como de sanación, ya que en ellas se pide por recuperar la salud.

Aunque los feligreses aseguran que Alfredo Cabral nunca ha dicho que tiene poderes de curación y en los comunicados oficiales no se hace mención a este señalamiento, en Quintana Roo se mencionó que este fue el motivo de que le fuera retirado el permiso.