Viernes 27 May 2022

“Me da terror pensar que todas corremos peligro”: Mar de Ávila

Demandó la implementación de políticas públicas eficaces a favor de la mujer

A nivel nacional Zacatecas ocupa el primer lugar de violencia contra la mujer y, de cada 100 mil zacatecanas, 1.6 son víctimas de homicidios dolosos, informó la diputada local María del Mar de Ávila Ibargüengoytia.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, la diputada aseguró que el estado también se encuentra en la quinta posición a nivel nacional en el delito por crimenes de odio, según las estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

A manera de homenaje, colocó en el estrado cruces acompañadas de moños morados, rosas y naranjas en honor a las víctimas de feminicidio en Zacatecas.

“Cada año hemos sido testigos de la forma en la que Zacatecas va perdiendo la paz, y como la falta de seguridad nos va acordando la libertad y aumentando el temor de ser desaparecidas y asesinadas al salir de casa”, y reprochó “nos están violentando y nos están matando”.

“Me da terror pensar que todas corremos peligro, me indigna pensar que no podemos salir tranquilamente a la calle, que el miedo se apodere de nosotras al realizar cosas tan básicas como tomar un taxi o caminar”, dijo De Ávila Ibargüengoytia.

Exigió un cese a la violencia de género, pero, sobre todo, el fin inmediato a la impunidad, para otorgar la protección de los derechos de las mujeres y niñas.

Para ello, demandó la implementación de políticas públicas eficaces que garanticen la equilibrada participación de la mujer en igualdad de trato y condición, sin ningún tipo de discriminación política, económica y racial.

Señaló que las mujeres están cansadas de la indiferencia. “Nos encontramos en un momento crítico de la historia: nunca antes habíamos presenciado este ímpetu y esta movilización que une a millones de voces que reclaman la erradicación de la violencia contra las mujeres y niñas”, expresó.

“Como a todas, me molesta que se nos siga juzgando por usar una prenda de vestir, que los salarios sigan siendo menores en algunos espacios laborales en comparación con los de los hombres. No podemos seguir siendo menospreciadas en ningún área de desarrollo, incluyendo la del hogar”, concluyó.