Lunes 2 Agosto 2021

Empresa contrata a internos en cárceles de Zacatecas

Hay quienes ganan 800 pesos a la semana

Fármacos Alquimiya, que suministra medicamentos, equipo médico y de curación, desde septiembre del 2020 comenzó un proyecto para ocupar a Personas Privadas de su Libertad (PPL’s) en los Centros de Reintegración Social (Cereso), iniciando en Jalpa y este lunes continúa en Fresnillo.

El secretario de Seguridad Pública del estado, Arturo López Bazán, indicó que la compañía es proveedora a instituciones como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Instituto de Seguriodad de Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) y la Secretaría de Salud.

Indicó que la empresa provee de la maquinaria y de la capacitación requerida, la cual puede llevar de 3 a 6 semanas, mientras que las autoridades deben brindar las condiciones para que pueda realizarse debidamente la producción

En el Cereso de Fresnillo, indicó, se brindó un espacio que se remodeló y acondicionó durante 2 meses, en el cual comenzarán este 1 de febrero a laborar 15 PPL's, pero hay la capacidad para que lo hagan hasta 50.

El secretario subrayó que la empresa cumple estándares de calidad en sus procesos, por lo que debe tener la confianza que se cumplirá en la producción debidamente para que puedan emplearse a más personas después.

En el Centro Regional de Reinserción Social (Cerereso) de Cieneguillas agregó que se pretende que sea que sea un centro de distribución para Fármacos Alquimiya.

“Es muy provechoso este convenio porque incluso nos donaron el equipo médico para un consultorio médico en Fresnillo, la intención es que se pueda incluso llevar a un escenario donde cuando tengan que salir puedan tener una propuesta de trabajo”, dijo.

El ingreso que perciban los presos dependerá de la producción que realicen, por lo que no tendrán un sueldo fijo. En Jalpa, López Bazán señaló que hay quienes ganan 800 pesos a la semana, los cuales se entregan directamente al trabajador, aunque todavía se está analizando cuál sería el mejor y más transparente mecanismo para hacerlo.

Otra de las posibilidades planteadas, agregó, es que haya un taller externo donde también pudieran trabajar las parejas de los internos o cuando estos salgan puedan continuar laborando para que tengan un ingreso lícito.

Para la contratación del personal se realiza una entrevista, revisan perfiles y experiencia. López Bazán señaló que este proyecto es un precedente histórico de la prevención y reinserción social en Zacatecas.