Sábado 28 Noviembre 2020

Diputados deben legislar para que las personas elijan su género

Los registros civiles, el Instituto Nacional Electoral y otras instituciones deben cambiar el sexo asignado al nacer si la persona lo desea, según expresaron María de la Luz Domínguez Campos, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Zacatecas (CDHEZ), y Arturo Nahle García, presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Zacatecas (TSJEZ).

Ambos coincidieron en afirmar que no legislar en la materia es un acto de discriminación asociado a la violencia, pues es un derecho que no está a discusión y lo que debe abordarse es el procedimiento administrativo.

Luz Domínguez advirtió que en Zacatecas persisten normas, actos, prácticas administrativas y actitudes discriminatorias en contra de la comunidad de la diversidad sexual, particularmente en las oficinas del Registro Civil en las cuales se niegan la realización de trámites de nuevas actas de nacimiento por identidad de género.

Señaló que es urgente regular un procedimiento administrativo ágil que les dé certeza jurídica a las personas que soliciten el reconocimiento de este derecho, el resguardo del acta de nacimiento primigenia y la expedición de una nueva acta.

La Ombudsperson afirmó que las autoridades estatales y municipales tienen la obligación de respetar, promover, proteger y garantizar los derechos humanos de todas las personas, incluidas las personas trans.

Señaló que de conformidad con los ‘Principios de Yogyakarta’, la identidad de género ha sido definida como la convicción personal e interna, tal como cada persona se percibe así misma, la cual puede corresponder o no, al sexo asignado y registrado en su acta de nacimiento.

La presidenta destacó que los legisladores tienen la oportunidad de reconocer un derecho y regular un procedimiento administrativo que les dé certeza a las personas que soliciten el reconocimiento de identidad de género, el resguardo de su acta de nacimiento primigenia y la expedición de una nueva acta.

Por su parte, Arturo Nahle apuntó que en México se ha arraigado el fenómeno de la discriminación y lamentablemente siempre se ve asociada a la violencia, así como lamentó que las personas transgénero están siendo víctimas de discriminación institucional.

Manifestó que sí es importante valorar las consecuencias jurídicas de estas decisiones; pues se trata de una serie de documentos oficiales e identificaciones para determinar que en ambas identidades se trate de la misma persona.

Indicó que la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en el amparo directo 6/2008 se explica que en el caso de las personas que viven en un género al que no corresponde que les fue asignado por la sociedad se debe permitir la rectificación de los documentos de identidad tales como el acta de nacimiento y el INE.

Lo anterior significa que tal derecho no está a discusión, sino la manera es que dicha rectificación se puede realizar por las personas que lo requieren.

Así pues, Nahle García cuestionó para qué burocratizar y complicar este proceso, pues el derecho ya no está sujeto a discusión, sino el trámite, es decir, sencillo o difícil, y se manifestó en contra de los procedimientos largos, engorrosos y costosos.

Dijo que modificar las normas jurídicas si está en manos de los legisladores; no se trata de regular normas morales o religiosas, sino de un tema de derechos.