Sábado 24 Octubre 2020

Revisan aliento a distancia en alcoholímetro; aplican máxima multa

Ante la pandemia no se utilizan los tradicionales aparatos de embudo, para hacer la prueba de alcoholemia y detectar el grado de ebriedad en los conductores por los elementos de la Policía de Seguridad Vial.

En su lugar se usa el dispositivo Dräger Alcotestet 5000, que permite detectar el aliento alcohólico a una distancia prudente, lo que evita riesgo de contagios de Covid-19 a los elementos de esta corporación y permite que se pueda seguir haciendo el alcoholímetro.

Oswaldo Caldera Murillo, director de la Policía Vial, explicó que no se pueden conocer los grados de alcohol, por lo que solo con confirmarse que ha ingerido bebidas embriagantes a los automovilistas se les pone la máxima multa.

Al momento de la revisión, en caso de que el responsable al volante no haya consumido bebidas alcohólicas, el aparato mostrará una luz verde, de lo contrario dará resultado de luz roja y se hace un certificado médico para sustentar la multa.

Indicó que la multa procede aunque no se realice la prueba para detectar los grados al comprobarse que la persona ha consumido alcohol, por lo que hay un respaldo para que no se venga abajo.

Informó que la mayoría de juicios de nulidad por multas son contra el alcoholímetro y ocupar un espacio para personas con discapacidad, las cuales son las más altas y no tienen descuento, por lo que hay personas que contratan un abogado para que busque echarlas abajo.

Desde 2019 dio a conocer que se han presentado 280 juicios de nulidad ante el Tribunal de Justicia Administrativa, de los cuales hay sentencia en 170 y la mitad de estos se han ganado, lo cual es un avance importante, ya que antes se perdía la mayoría.

Oswaldo Caldera explicó que se presentarán cambios al reglamento de la Ley de Transporte, Tránsito y Vialidad para que se subsane un error que afecta la aplicación de las infracciones, con lo cual el porcentaje de juicios que se pierden se disminuirá más.