Lunes 19 Octubre 2020

Permitirán fiestas en salones con ciertos protocolos

Propietarios de salones de fiestas, organizadores de eventos sociales y trabajadores de este gremio se manifestaron este miércoles en Plaza de Armas, para exigir a las autoridades que se les permita trabajar, luego de 7 meses de inactividad.

Indicaron que son 3.000 familias las afectadas en Zacatecas que dependen de los eventos sociales, además de otros empleos indirectos que genera la actividad y también se están viendo dañados, como fotógrafos y músicos, quienes estuvieron en la protesta.

A la manifestación se llevó el mobiliario que se utiliza en los eventos, además el personal acudió con la vestimenta de trabajo, para mostrar cómo se puede realizar una celebración cuidando los protocolos higiénicos de prevención.

Manuel Escobar Badillo, director de Protección contra Riesgos Sanitarios de la Secretaría de Salud, junto con personal de la Secretaría General de Gobierno acudió a atender a los inconformes y explicarles que se podían realizar eventos.

Explicó que la Secretaría de Salud solo autoriza la viabilidad de apertura si se cumplen ciertos requisitos e informó que a la fecha 21 empresas han presentado sus protocolos, los cuales se revisan y corrigen de ser necesario.

El funcionario aclaró que el aforo es limitado y en el color actual, que es naranja, no se permiten reuniones de más de 100 personas, aunque observó que si la finca es muy grande se analiza si puede ser permitido un número mayor.

Lupita Ortiz de Valparaíso señaló que este año se ha perdido en realización de eventos y solo esperan rescatar diciembre o principios del próximo año, pero necesitan certeza de las autoridades para que puedan ofrecer sus servicios y los clientes tener la confianza de que podrán contratar.

Destacó que en 10 estados se permiten los eventos sociales bajo ciertas medidas, que en Zacatecas también pueden seguirse y de mejor forma que en otros giros que se ha permitido la apertura, como los bares.

También cuestionó que no se les permita abrir bajo la excusa de que las fiestas son el principal foco de infección, cuando se han realizado de forma clandestina y sin ningún protocolo de cuidado, lo cual se evitaría si se les otorga permiso de abrir.

Los dueños de salones o fincas de fiestas criticaron que se permitiera en el rancho El Marengo hace 3 semanas realizar la celebración de una boda con más de 200 invitados y sin el uso del cubrebocas por tratarse de un funcionario estatal y exdiputado.

{gallery}20200930eventos{/gallery}