Lunes 23 Noviembre 2020

Aumentan familias que piden dinero en Zacatecas; niños sin registrar

Vienen de Chiapas, Oaxaca, San Luis Potosí, Durango y Jalisco, principalmente

En lugar de disminuir con la pandemia, como cada año sigue creciendo el número de niños que se hallan pidiendo dinero en las calles, principalmente en los cruceros, los cuales en la mayoría de los casos pertenecen a comunidades indígenas.

Se vulneran los derechos de estos menores, pues sus padres no los quieren llevar a la escuela, incluso ni siquiera los han registrado para que tengan su acta de nacimiento y se han dado casos que en los que ni los tutores tienen la suya.

En Zacatecas se han identificado entre 15 a 20 familias que están en esta situación y que no son originarias del estado, las cuales vienen de Chiapas, Oaxaca, San Luis Potosí, Durango y Jalisco, principalmente, informó el titular de la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños, Adolescentes y la Familia del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (Sedif), Manuel David Pérez Navarrete.

A pesar de la insistencia para que lleven a sus hijos a la escuela, el funcionario lamentó que “siguen sin entender los derechos para niños y adolescentes que se están violentando”, pues aunque continúen en la mendicidad no debe implicar que dejen de ir a la escuela.

En algunos casos se han encontrado familias que no tienen el registro de los hijos, con lo que son “inexistentes” y, por tanto, no tienen derecho a ningún programa gubernamental para atender derechos como el de la salud.

Pérez Navarrete indicó que se han realizado registros extemporáneos de niños con el apoyo de la Coordinación General Jurídica, pero también se han hecho incluso de algunos padres que tampoco tenían su acta de nacimiento.

Será su primer puerta de acceso a muchos beneficios a los que no tienen derecho. Es preocupantes que estamos empezando con lo más básico de garantía de derechos que deben tener estas familias”, dijo.

La principal dificultad para que puedan acudir a la escuela y apoyarlos con programas es que “ellos dicen que mes con mes se trasladan a diferentes sitios”; sin embargo, y a pesar de la pandemia el número de familias en lugar de disminuir se ha mantenido e incluso aumentado.

Ante este fenómeno de que sigan llegando a Zacatecas apuntó que es porque les va bien, dada la generosidad de la población.

“Aunque los podamos observar en los municipios y en la capital en los semáforos pidiendo dinero, en el centro, en las zonas turísticas, en realidad no son las mismas familias; les hemos dado seguimiento y cambian cada mes, llegan nuevas, llega cada vez más gente”, dijo.

En lo que va de 2020, agregó, se han hecho 40 trámites para apoyar a estas familias, de las cuales se observa un incremento de entre 10 y 25 por ciento cada año y éste no ha sido la excepción.

Manifestó que se encuentran diversas situaciones con los niños, por ejemplo, en temporada de feria se han hallado menores que se fueron con el vecino que se dedica a trabajar en un puesto y la mamá lo anda buscando en un municipio, Jalisco o algún otro estado.

Atender a estas familias, expresó Pérez Navarrete, es un trabajo titánico que requiere un trabajo interinstitucional, que comienza con generar conciencia de que el modo de vida debe cambiar, lo cual cuesta mucho trabajo.

“Cuando tengamos el total de registros y una posible aceptación de estas familias, seremos los primeros gestores de los diferentes apoyos a los que pueden tener acceso para garantizar derechos básicos primordiales para que no sigan viviendo en estas circunstancias”, agregó.