Miércoles 23 Septiembre 2020

Entregan restos de enfermera víctima de Covid tras cambio de cuerpos

Continuarán las indagatorias para deslindar responsabilidades. (Archivo)

A casi un mes de haber fallecido fueron entregadas las cenizas a familiares de Esthela Yessenia Torres Rodríguez, quien era originaria de Ojocaliente y murió el 28 de julio a causa de complicaciones por el coronavirus Covid-19, cuyos restos no habían sido entregados debido a que hubo un cambio de cuerpos.

La familia informó que este viernes se hizo entrega gracias al trabajo de investigación y apoyo de la Fiscalía General de la República, la Comisión Nacional de Derechos Humanos y la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Tras días de lucha para confirmar que las cenizas correspondían a Esthela, indicaron que “hoy podemos decir que se está haciendo justicia y las investigaciones no terminan”.

Familiares y amigos acudieron al panteón municipal de Ojocaliente para darle el último adiós este sábado, a través de la cuenta de Facebook de Esthela los parientes expresaron que “finalmente la familia le dimos el descanso que ella merece y que por algún tiempo estuvo detenido; no nos queda más que agradecer el apoyo de familiares y amigos”.

Para tener la certeza de que las cenizas correspondían a la enfermera se realizaron entrevistas y revisaron videos, aunque todavía continuarán las indagatorias para deslindar responsabilidades.

Fue en el Hospital General del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste), en la capital zacatecana, donde estaba internada la enfermera, quien tenía 33 años y laboraba en los Servicios de Salud de Zacatecas (SSZ).

Estaba adscrita a la Jurisdicción 2 de Ojocaliente, en el área de Epidemiología y tras haber dado positivo en la prueba del SARS-Cov-2 fue internada por problemas respiratorios, falleciendo una semana después.

Tras ser informados, los familiares llegaron al anfiteatro para reconocer el cuerpo, pero no era el de Esthela Yessenia, luego los familiares de otra persona fallecida en el hospital acudieron y reconocieron que era su pariente.

Se concluyó que hubo un cambio de cuerpos por error, al haberse mandado cremar el cadáver de Esthela los familiares desconfiaron que correspondiera, por lo que levantaron denuncias hasta que pudieron tener la certeza para darle el último adiós.