Domingo 25 Octubre 2020

Exigen justicia tras cambio de cadáver de enfermera víctima de Covid

Sus hermanas siguen en la incertidumbre

Familiares de Esthela Yessenia Torres Rodríguez, quien murió la noche de este domingo a causa de complicaciones por el coronavirus Covid-19, exigieron que se esclarezca el cambio del cuerpo de su hermana, recuperarlo y que se sancione al responsable de esta negligencia.

Fue en el Hospital General del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste), en la capital zacatecana, donde estaba internada la enfermera, agremiada a la Sección 39 del Sindicato de Trabajadores de la Secretaría de Salud.

Con el respaldo de la líder sindical, Norma Castorena Berrelleza, sus hermanas Adilia y Raquel, también enfermeras sindicalizadas, así como Alan Soto, su familiar político, ofrecieron una rueda de prensa para dar a conocer los detalles del caso.

Adilia Torres dijo que su hermana tenía 33 años y laboraba en los Servicios de Salud de Zacatecas (SSZ). Estaba adscrita a la Jurisdicción 2 de Ojocaliente, en el área de Epidemiología.

Ingresó al Issste el martes 21 de julio por la tarde al realizarse un estudio, resultar positiva de Covid-19 y tener dificultad respiratoria. El domingo 28 se les informó que falleció por la noche.

Posteriormente regresaron a recoger el resultado de defunción, y al recibirlo se les dijo que ya podían recoger el cuerpo.

Al llegar al anfiteatro para reconocer el cuerpo, no estaba el de Esthela Yessenia, por lo que el director del Issste, René Padilla Rodríguez, acudió personalmente a verificar y, tras comprobarlo, inició una investigación cuya conclusión fue que hubo un cambio de cadáveres.

En la madrugada del domingo había salido un cadáver y probablemente los habían cambiado, les dijo Padilla Rodríguez, por lo que llamó a la otra familia para que acudiera al anfiteatro a hacer un reconocimiento.

Efectivamente, los familiares de otra mujer encontraron ahí el cuerpo que les correspondía, pero ya habían mandado cremar el que les habían entregado, por lo que ya no había la posibilidad de identificar el otro.

Aunque el director del Issste reconoció que hubo un error y admitió la responsabilidad del hospital, realmente no les dio ninguna solución, indicó Adilia Torres, pues sólo supuso que el otro cuerpo que se llevaron era el de su hermana, sin darles ninguna garantía.

Alan Soto mencionó que le señalaron a René Padilla que su respuesta no tenía validez para ellos porque no les estaba demostrando que el cuerpo que se llevaron era el de su familiar, por medio de algún documento.

Lo que piden, dijo, es que se defina de quién fue el error de entregar un cuerpo que no estaba registrado con nombre, ningún número o u otro dato para poder entregarlo.

Indicó que en la funeraria a la que lo llevaron pudo haber más cuerpos, de los cuales habría más mujeres, y existe la posibilidad de que las cenizas que le entregaron a la familia no fueran las de su hermana, por lo que no tienen la certeza para recibirlas.

Les cierran puertas en la Fiscalía por posible contacto  
Adilia Torres relató, además, que al llegar a interponer su denuncia ante la Fiscalía General de Justicia del Estado de Zacatecas (FGJEZ), y al explicarles el caso se negaron a tomarle la declaración con el argumento de que debería de estar encerrada por haber tenido contacto con una persona que tuvo Covid.

Entonces decidió acudir a la Comisión de Derechos Humanos del Estado, de donde se comunicaron a la Fiscalía, para solicitar que le tomaran la denuncia. Una vez allí, pretendían enviarla de nuevo con el director del Issste. Finalmente, después de varias llamadas telefónicas accedieron a tomarle la declaración.

Reconoció que esto fue gracias a Derechos Humanos, donde estuvieron al pendiente y le preguntaron qué sanción quería en contra de discriminación por parte de la señorita que no le tomó la demanda.

Sindicato las respaldará hasta las últimas consecuencias
Norma Castorena, su líder sindical, dijo que hay indignación en todo el gremio de la Secretaría de Salud, y exigió que se les dé claridad a los familiares y que los restos de Yessenia sean entregados, lo cual será muy difícil pues al haber cremado el cuerpo que se tiene no se podrá obtener ADN.

Recordó que era una enfermera responsable, trabajadora, llena de optimismo y una gran persona. “Es imposible que uno no sienta feo que alguien de tu gremio que se la está partiendo le den este trato, es indignante”, expresó.

Afirmó que el sindicato dará acompañamiento a sus familiares hasta las últimas consecuencias ante todas las instancias hasta que reciban las cenizas.

Además, se cuenta con un área jurídica y se dio aviso a la federación de sindicatos y a la dirigencia nacional para pedir el apoyo y el respaldo.

Aclaró que no se trata de un tema contra el personal del Issste, sino una exigencia al director general a nivel nacional “porque estamos olvidados”.

Señaló que Issste no tiene pruebas de Covid-19 para los trabajadores, y como sindicato las tienen que estar consiguiendo en la Secretaría de Salud de Zacatecas (SSZ), por lo que consideró indignante andarlas “mendigando”.

Aprovechó para hablar de la difícil situación que se vive por el personal de la SSZ, pues quien les debe de dar la atención es el Issste y les da una atención deplorable porque está abandonado por las autoridades federales, lo que hace que falten medicamentos y especialistas.