Jueves 13 Agosto 2020

Llevan alimentos a más colonias con campaña Compartiendo Esperanza

Ulises Mejía acude a entrega de apoyos a El Jaralillo

En una suma de esfuerzos entre el Ayuntamiento de Zacatecas, el Banco de Alimentos y la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), la mañana de este martes se entregaron apoyos alimentarios en la colonia El Jaralillo, donde familias de escasos recursos se vieron beneficiadas.

El alcalde Ulises Mejía Haro refrendó su compromiso de apoyar a quienes más lo necesitan durante esta contingencia por el Covid-19 en la capital.

Reconoció la labor de los colaboradores de Desarrollo Social del Ayuntamiento que han visitado los sectores vulnerables llevando este apoyo, en coordinación con el Banco de Alimentos y las Brigadas de Activación Social (BAS) de la UAZ.

Durante esta semana se estará atendiendo a las Zonas de Atención Prioritaria (ZAP) de las colonias Jaralillo I y II, Filósofos, Lomas de Cristo y España para la entrega de despensas con total transparencia, informó María de Lourdes Delgadillo, secretaria de Desarrollo Social del municipio.

"En este proceso contamos con la participación del Instituto Zacatecano de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (IZAI); la Secretaría de la Función Pública (SFP); el Observatorio Ciudadano de Mejora Regulatoria, la Comisión de Vigilancia de la Legislatura del Estado y la Secretaría de la Contraloría Municipal de Zacatecas", explicó.

"Es importante verificar que se entreguen en mano propia los apoyos y es así, conjuntando esfuerzos como se puede lograr mucho más" comentó José Villagrana en representación de los brigadistas de la UAZ ahí presentes.

Agradeció el apoyo y apertura del presidente y su equipo de trabajo para ampliar los beneficios a la gente de estos polígonos.

Mejía Haro, también presidente nacional de la Red Mexicana de Municipios por la Salud, explicó que se están fortaleciendo estas estrategias en varias vertientes.

Por una parte, se entrega la canasta básica de alimentos y despensas a grupos vulnerables y de alto riesgo de contagio, como adultos mayores de 60 años, madres jefas de familia y personas con discapacidad, pero también a familias que enfrentan algún grado de vulnerabilidad o viven en zonas de atención prioritaria.