Jueves 13 Agosto 2020

Poca vigilancia en mercado de abastos de Zacatecas para acatar medidas

Los comerciantes deben tener un lugar para el lavado de manos y utilizar cubrebocas. (Zacatecasonline)

Aunque se han tomado más medidas en el principal centro de afluencia, para venta de alimentos en el estado, aún dista de que se atiendan debidamente los lineamientos establecidos por las autoridades sanitarias.

Por la mañana, el alcalde Ulises Mejía Haro hizo un recorrido, a esa hora la situación de vigilancia era mayor, ya que se cerraron varios accesos e incluso se dispuso de un filtro para los vehículos a fin de controlar el ingreso.

Horas después estas acciones se relajaron y solo quedó personal en algunos accesos con gel y jabón, para pedir a las personas que se lavaran las manos, aunque no todos los que ingresaban lo hacían.

Los lineamientos establecidos para mercados de alimentos, tianguis y centrales de abastos, señalan que las personas que acuden deben lavarse o desinfectarse las manos antes de entrar, además de que se les tome la temperatura corporal.

En tanto, para los comerciantes se debe mantener una distancia de 2 metros para evitar aglomeraciones, asimismo, los comerciantes deben tener un lugar para el lavado de manos y utilizar cubrebocas.

Adicional a estas medidas, el ayuntamiento capitalino determinó que se evitará el ingreso de adultos mayores, embarazadas, niños y niñas, así como privilegiar una sana distancia.

Sin embargo, no se dispuso de ningún control para evitar que entraran estos sectores de la población o familias y que se guardara la distancia prudente, ante la emergencia sanitaria por el Covid-19.

No obstante, las aglomeraciones habituales que se dan en la central de abastos de la capital son menores, los comerciantes calculan que es de la mitad, por lo que comenzaron a retirarse antes de lo habitual y algunos prefirieron no instalarse.

De igual forma, hubo quienes acataron las disposiciones usando cubrebocas y guantes, al igual personas que acudían, mientras que en algunas bodegas además de gel antibacterial restringían el acceso a una persona e incluso tomaban la temperatura.