Martes 24 Noviembre 2020

Legislatura respalda Plan de Manejo del Agua de Ulises Mejía

Esta propuesta beneficiaría más de 67 mil 500 hogares. (Cortesía)

Diputados y diputadas de la Comisión de Régimen Interno y Concertación Política enriquecieron la propuesta presentada por el alcalde Ulises Mejía para un Plan Integral de Manejo del Agua Potable.

Esta propuesta busca revertir el incremento de tarifas y ofrecer alternativas de solución multianual, que optimicen el abasto del vital líquido.

Para ello se busca involucrar a diferentes sectores, instituciones y los 3 niveles de gobierno en la integración de una propuesta, que garantice el abasto de agua potable a las familias.

Los legisladores de la comisión José González Nava, José Guadalupe Correa Valdez, José Dolores Hernández Escareño, Jesús Padilla Estrada, Susana Rodríguez Márquez y Aida Ruiz Flores Delgadillo coincidieron en que es un plan integral con el que se puede revertir el incremento de tarifas.

Estuvieron de acuerdo en que también garantiza la viabilidad del organismo, con la participación de todas las partes involucradas en la Jiapaz y con una visión a corto, mediano y largo plazo, además de respaldar el nuevo esquema de tarifas que protegería más de 67 mil hogares.

“Se trata de una propuesta fundamentada que evite el incremento excesivo de las tarifas y, por otro lado, busquemos cómo solucionar el problema de fondo”, expuso Ulises Mejía.

Señaló que se tendrá un panel de especialistas este miércoles 26 de febrero, a las 9 de la mañana en la Unidad Académica de Economía de la Universidad Autónoma de Zacatecas, para enriquecer esta propuesta de manera interinstitucional con soluciones a corto, mediano y largo plazo.

Explicó que en el caso de las tarifas se propone que una tarifa multiplicadora preferencial basada en el cobro por metro cúbico consumido y no de acuerdo a un rango de consumo promedio, con una tarifa preferencial para el caso de Doméstico I y II.

“Planteamos una tarifa multiplicadora de 140 pesos por cada 10 mil litros para el caso del Doméstico II, por ejemplo, que daría una tarifa de 14 pesos por metro cúbico”, expuso el alcalde.

Refirió que si una persona consume 3.000 litros, eso se multiplica por los 14 pesos y pagaría 42 pesos y no los 140 pesos que se pagaría por un consumo basado en un rango de 0 a 10 mil pesos.

Dijo que así no solo protegen a la mayoría de los hogares de los 4 municipios que integran la Jiapaz, también se fomenta el uso racional del agua, pues se beneficiaría a más de 67 mil 500 usuarios que consumen menos de 10 mil litros al mes.

Indicó que la propuesta también incluye ofrecer un 25 por ciento de descuento a los grupos vulnerables, buscar inversiones para el aprovechamiento de energías renovables, sobre todo en la operación de los pozos y rebombeos.

Afirmó que también priorizarían la cosecha de agua pluvial y microcosechas urbanas para uso doméstico, a fin de reducir la explotación de mantos acuíferos.

Ulises Mejía refirió que se plantea que los municipios inviertan en el cambio de tuberías con un proyecto multianual a 10 años, en el que intervengan los 3 niveles de gobierno y avalado por la Legislatura.

Esto a fin de contar con un plan maestro que determine la ruta a seguir, para garantizar el abasto de agua potable cambiando las tuberías dañadas u obsoletas, además de invertir en plantas de tratamiento y desalinizadoras.

“Se podrían obtener en conjunto cerca de 7 millones de pesos, más 2 millones de pesos que se generarían de las economías internas de la propia Jiapaz, al trabajar con mayor eficiencia y podríamos lograr un recurso adicional con una mayor coordinación para el cobro de los usuarios morosos”, señaló.

Explicó que se estima que existe un rezago por 18 millones de pesos que se podría reducir y obtener más recursos con módulos de información, verificando a qué atiende esta morosidad, instalando el sistema de cobros en las cajas de tesorería.

Indicó que este plan integral incluiría un programa peso a peso para el cambio de sanitarios ahorradores, adquisición de contenedores de almacenamiento, modificaciones al Código Urbano para regular el uso de agua dura y no potable en los servicios sanitarios o para el riego de parques y jardines.

También realizarían la colocación de válvulas expulsoras de aire y medidores digitales, la aplicación de multas por el uso irresponsable del vital líquido, además de invertir en plantas de tratamiento y saneamiento que mejoren la calidad del agua, para reducir la obstrucción de tuberías.