Jueves 12 Diciembre 2019

Exige Calzada auditoría a Centro Cultural Toma de Zacatecas

Javier Calzada señala irregularidades

Fue inaugurado el 11 de septiembre de 2016 el Centro Cultural Toma de Zacatecas por el exgobernador Miguel Alonso Reyes; se dio por terminado en los documentos y recibido por su sucesor, Alejandro Tello Cristerna, a pesar de que a la fecha la obra sigue inconclusa.

En sesión del Congreso local, el diputado Francisco Javier Calzada Vázquez presentó una Iniciativa de Punto de Acuerdo por el que solicita a la Auditoría Superior de la Federación realice una auditoría a cada una de las etapas en que se realizó en dicha obra.

Consideró el legislador que al día de hoy la magna obra sigue prácticamente en obra negra en su totalidad y tiene pendientes la iluminación, el sonido, la mecánica teatral, el aire acondicionado y la adecuación del entorno para su uso.

Según lo estimado en los presupuestos de la federación 2014 y 2015, su valor era de 390 millones de pesos, se erogó tan sólo la cantidad de 318 millones 894 mil 470 pesos y hoy tiene un costo desconocido ante la falta de una actualización del valor catastral adecuada.

“Existen muchos pendientes por resolver y muchas responsabilidades por fincar conforme a la ley”, dijo Calzada Vázquez sobre el inmueble ubicado dentro del Parque Ecológico Centenario de la Toma de Zacatecas en los municipios de Vetagrande y Zacatecas.

Recordó que para el inmueble de 24 mil metros cuadrados en 3 niveles se destinaron, para su primera etapa 230 millones 512 mil pesos, que se licitaron mediante un contrato a favor de la empresa Construcciones y edificaciones Amasa S. A. de C. V., en asociación con Distribuidora Amasa S. A. de C. V.

Un año más tarde, con la obra inconclusa, se concursó una segunda etapa por un monto de 88 millones 382 mil 470 pesos, para beneficiar a la empresa Rumbo Constructora S. A. de C. V

Proyectado para recibir a 11 mil 328 visitantes, el Centro Cultural estaría conformado por una escuela de música, área de exposiciones y de convenciones y teatro.

De acuerdo con el informe del resultado de la fiscalización de la cuenta pública 2014 por parte de la ASF, en las bases de concurso no se incluyeron las especificaciones técnicas generales y particulares, las normas de calidad correspondientes ni el señalamiento del porcentaje de contenido nacional del valor de la obra.

Asimismo, la obra carecía de la autorización de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) respecto del cambio de uso de suelo y se omitió señalar las coordenadas de localización, que generó impactos económicos en el proceso de construcción, indicó el legislador.

Se observó, además, que el Gobierno del Estado no acreditó lo referente a la evaluación de la cantidad, rendimiento de maquinaria y equipo a utilizar, así como los rendimientos de la mano de obra necesaria para llevar a cabo la fase de construcción de la obra en un plazo considerado de 120 días.

A la fecha en que se realizó la revisión, se constató que el avance físico no correspondía a lo informado por el Gobierno del Estado.

De las 14 observaciones hechas durante la auditoría, el gobierno de Miguel Alonso solventó parcialmente 2 y el resto subsistieron por no haber sido solventadas a juicio de la entidad fiscalizadora.

Calzada Vázquez señaló que durante el tiempo que le ha tocado a esta administración, además de recibir como terminada una obra que evidentemente no lo estaba, y sobre la que pesan aún diversas observaciones de la ASF, se ha encargado de procurar deshacerse del costoso estorbo.

Además, no ha destinado un solo peso para su mantenimiento o rehabilitación, por lo que la responsabilidad compartida es ineludible, indicó Javier Calzada.

 

cuida tu nip

parlamento2 joven 2020

buffete navidad

bazar issstezac 2019