Sábado 21 Septiembre 2019

Secuestros y desapariciones, delitos que dan más sufrimiento: obispo

Reitera llamado a la unidad para combatir a la delincuencia

Un hecho de violencia permanece ahí, no se acaba en un momento, dijo el obispo de la Diócesis de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló, luego de tratar de cerca a familias de diversos municipios que han sido víctimas de la delincuencia.

“Yo he notado que hay esa vivencia continuada de pérdida de la paz, ya nada es igual, cambia en las personas”, dijo, y esto sucede no solo en quienes se quedan en Zacatecas sino en los que tienen que salir del estado a raíz de estos hechos.

Secuestros y desapariciones son los que más han afectado a las familias, dijo pues a éstos muchas veces se suman el homicidio y la incertidumbre, lo que causa más sufrimiento.

Noriega Barceló dijo que las personas están muy heridas y se preguntan cuándo va a terminar esta situación de inseguridad. “Pareciera un sufrimiento sin fin y una herida abierta permanentemente”, expresó.

Comentó que en sus visitas pastorales ha sostenido reuniones particulares y con grupos. Donde se ha reunido más gente es en Valparaíso, alrededor de 100 personas que han sido víctimas, pero lo mismo sucede en municipios como Fresnillo, Enrique Estrada, Ojocaliente, Calera y Guadalupe.

Últimamente en la comunidad de Tacoaleche se reunió un buen grupo de personas muy heridas a causa de la violencia que sufrieron directamente. “Si te secuestraron hace 5 años el efecto emocional, psicológico, moral, espiritual, está ahí, ahí permanece”, agregó.

Consideró el obispo que su responsabilidad, como mínimo, es estar cerca para escuchar y acompañar a la gente, que no se sienta sola y abandonada.

Agregó, sin embargo, que la respuesta ante la inseguridad tiene que estar en la misma sociedad organizada y en un trabajo colaborativo con las autoridades, y a eso se deben las reuniones que ha sostenido con las instituciones, incluso exponiéndose a que se le malinterprete.

Señaló que las necesidades que están emergiendo son muy grandes y piden que nadie esté trabajando solo, que no se deje a las instituciones ni a las corporaciones solas.

“No podemos dejar solos a los policías, no podemos dejar solos a los militares, y ahora a la Guardia Nacional; yo creo que todo mundo tenemos que abrirnos, tener esta conciencia”, añadió.

Y precisamente ante la llegada de la Guardia Nacional, confió en que puede ser una respuesta muy buena a esta problemática, si hay un objetivo claro y si hay colaboración entre las instituciones y las diversas corporaciones.

Reconoció, no obstante, que lo que está creando mucha confusión es que no quedan claras cuáles son sus funciones, pero insistió: “Sí podemos si estamos unidos todos, sociedad, instituciones, corporaciones y todos hacia un objetivo común: la paz”.

conciertos9

expo tu boda parador

codigo urbano

atracciones roca

Recibe dinero

bar m 83