Viernes 22 Junio 2018

Marchan ejidatarios de Mazapil: piden solución con Peñasquito

Transportistas y habitantes de Mazapil marcharon en el Centro Histórico de Zacatecas para demandar la intervención de Gobierno del Estado y la Legislatura para resolver el conflicto que mantienen con la minera Peñasquito.

A 12 días del bloqueo iniciado por transportistas, la incertidumbre crece principalmente entre trabajadores directos e indirectos, por las afectaciones y el temor de recortes de personal o un posible cierre de la empresa.

Ejidatarios de Cerro Gordo, Cedros y Vergel acompañaron a los transportistas, constituidos en asociación en el estado de Coahuila, y marcharon de la máquina 30-30 al Congreso del Estado, en donde se entrevistaron con diputados.

Demandaron la intervención de los poderes Ejecutivo y Legislativo para que la empresa cumpla con el compromiso de darles trabajo, pues aseguraron que alrededor de 200 camiones de la empresa Cava, registrada el Coahuila, están sin trabajar.

Parte del trabajo de movimiento de materiales lo hace la empresa española EPSA, que cuenta con vehículos de mayor capacidad, necesarios para llegar a algunas áreas de la mina y realizar el acarreo.

Los manifestantes acusaron que la empresa ha secado manantiales en Cedros y su actividad repercute de manera negativa en la economía, el ecosistema y la salud de los habitantes de Mazapil.

El bloqueo inició el 1 de junio, por transportistas de Mazapil y Saltillo, Coahuila, así como ejidatarios, para exigirle a la empresa un contrato por prestación de servicios indefinido.

Peñasquito opera a 30 por ciento de su capacidad, en tanto que los alimentos, insumos y algunos empleados ingresan vía área mediante helicóptero para que la actividad no se detenga, pero a medida que pasan los días se complica la operación.

Aunque se han realizado mesas de negociación entre la minera, los transportistas y ejidatarios, con la mediación de funcionarios estatales y federales, no se ha logrado ningún acuerdo.