Miércoles 23 Enero 2019

Diálogo con criminales, forma de contribuir a la paz: obispos

Obispos de Zacatecas, Morelia y Monterrey expresaron su apertura al diálogo con integrantes del crimen organizado como forma de contribuir a la paz en casos excepcionales, aunque no como canal habitual.

Respaldaron así a su homólogo de Guerrero, Salvador Rangel Mendoza, quien se reunió con un líder delincuencial para evitar la muerte de un sacerdote amenazado y para negociar seguridad para los candidatos de la región.

Sigifredo Noriega Barceló, obispo de Zacatecas, expresó su admiración por la valentía de líder católico guerrerense, por ser puente y no muro ante las situaciones complejas y desesperantes que viven en esa entidad.

Afirmó ante prensa nacional, en una conferencia de prensa en Cuautitlán Izcalli, Estado de México, que ser puentes y no muros es su forma de aportar a la construcción de la paz y de un ambiente sano.

Cuando una persona del narcotráfico se cerca y pide un servicio, abundó, uno como sacerdote tiene la obligación de acudir y ayudar.

Ahí tiene uno que tomar medidas de precaución, no nos vamos a exponer de manera imprudente, afirmó Noriega Barceló en su intervención en la conferencia de prensa conjunta.

Monseñor Alfonso Miranda Guardiola, secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) y obispo auxiliar de Monterrey, se pronunció en el mismo sentido. Dijo que Salvador Rangel arriesgó su vida por el pueblo que le fue encomendado.

Informó que 21 sacerdotes han sido asesinados de 2012 a la fecha y, por medios de comunicación, saben de eclesiásticos que están amenazados en el territorio nacional.

Ante la violencia, se elaboró un protocolo de seguridad eclesial en el país y han hecho lo mismo algunas Arquidiósesis y Diósesis.

Dichos protocolos son para enfrentar con prevención los riesgos, detalló, y contemplan acciones como evitar salidas nocturnas y si son urgentes hacerlo con compañía, instalar cámaras de seguridad y alarmas en casas sacerdotales, entre otras medidas.

Monseñor Carlos Garfias Merlos, arzobispo de Morelia, coincidió en este tema en que si alguien del crimen organizado se acerca a la Iglesia hay que atenderlo.

Enfatizó, sin embargo, que si se presenta la oportunidad de diálogo se hará, pero no como vía habitual. Y que corresponderá a los candidatos hacer sus propuestas al respecto.