Miércoles 20 Marzo 2019

Exigen fondo de contingencias por obras en Centro Histórico

Organizaciones se mantienen en contra

Integrantes de la Red de Organizaciones en Defensa del Centro Histórico aclararon que se mantienen en contra de la intervención en las calles Tacuba e Hidalgo que iniciará este lunes y seguirán vigilando que no se dañe el patrimonio de la ciudad.

En la versión oficial que se dio a conocer a los medios de comunicación de la mesa de diálogo que mantuvieron con autoridades no se informaron importantes aspectos, indicó el coordinador de esta agrupación, Rodolfo García Zamora.

Uno de ellos es que exigieron la creación de un fondo de contingencias por los daños que se pudieran ocasionar en 3 aspectos:

  • Daños en los edificios cuya estructura es frágil.
  • Desplome de parte de la bóveda.
  • Afectaciones en las ventas de los comerciantes de la zona, que se reflejarán en los 2.800 empleos que dependen de la actividad económica.

Al menos 80 millones de pesos debería destinar el gobernador Alejandro Tello Cristerna a este fondo de contingencias, luego de autonombrarse responsable autoritario de la obra, dijo García Zamora.

Explicó que esta cantidad es la que regaló al Grupo Pachuca, dueño del equipo de futbol Mineros de Zacatecas, para modificar el estadio sin ser una necesidad.

Si no es necesario emplearlo, dijo, el recurso podrá emplearse para el abatimiento de la pobreza en proyectos sociales.

En la mencionada reunión no se abordó el hecho de que de manera extraoficial y a través de un funcionario, la alcaldesa Judit Guerrero López ofreció iniciar ese fondo con 3 millones de pesos provenientes del aumento en el predial, y que iría creciendo con el compromiso del gobernador agregó García Zamora.

Recordó que ya se cambió en 3 ocasiones el proyecto, pues en septiembre inició con la propuesta de modificación de banquetas, estacionamientos y ornato.

Posteriormente fue girado de manera muy alarmista, para generar respaldo social, en el sentido de que se intervendría la bóveda que estaba en riesgo de desplomarse, y en la última versión se cambiarán las redes de agua potable y de drenaje, expresó.

Agregó que se trata de un proyecto autoritario y excluyente, en el que no se realizó una consulta pública entre los sectores afectados.

Indicó que este es un proyecto innecesario, además de que no se justifica el aumento de las banquetas y la disminución de lugares de estacionamiento, que afectará notablemente el comercio y el turismo en la zona por la falta de accesibilidad.

Otro aspecto abordado en la reunión, dijo, es que asumieron su responsabilidad en los daños que pudieran ocasionarse las siguientes autoridades:

Judit Guerrero López, alcaldesa; Rafael Sánchez Preza, director de la Junta de Monumentos y Zonas Típicas del Estado de Zacatecas; Benjamín de León Mojarro, titular de la Junta Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (Jiapaz); Víctor Armas Zagoya, secretario del Agua y Medio Ambiente, y Carlos Augusto Torres Pérez, delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (Inah).

Estos se comprometieron públicamente se a realizar estudios técnicos del subsuelo y de los edificios que no están integrados en el proyecto de la empresa a quien le asignaron la obra, además de que van a estar monitoreando “metro por metro” la realización.