Martes 26 Marzo 2019

Sociedad está rebasada por la inseguridad: obispo

Sigifredo Noriega Barceló

El problema de la violencia en el estado no se solucionará con “una varita mágica” y se debe atender por toda la sociedad y las instituciones, comenzando con la familia que está dañada y mediante estrategias a largo plazo, señaló el obispo de Diócesis de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló.

 

Indicó que los zacatecanos no deben replegarse aunque se sientan rebasados por la situación, como observó en unas colonias de Fresnillo, en donde cierran las puertas y entran a las casas para no salir en cuanto cae la noche por seguridad.

Expresó que la violencia no respeta y cada crimen no se debe ver como un problema individual, sino un fracaso como sociedad que afecta a todos, como ocurrió con el asesinato de la adolescente universitaria Cinthia Nayeli Vázquez.

Si bien la autoridad debe actuar, apuntó que una sociedad más organizada, vigilante y cooperadora va a ir cambiando la situación y “la agresividad que es innata al ser humano va a tener un encauzamiento hacia el bien”.

“Es un trabajo en conjunto donde tendrían que intervenir universidades, profesionales y vecinos junto a la autoridad, y así se hallarán soluciones viables, empezando por reconocer lo que hay para dar pie a explicarlo”, dijo.

Inteligencia, cooperación y oración son las claves para atender el problema de la violencia, a la cual la sociedad no debe acostumbrarse “ni perder la sensibilidad porque vamos a ser cruelmente derrotados”, apuntó.