Viernes 27 Noviembre 2020
En las listas de este año se omiten datos por seguridad de los productores.Secuestros y amenazas del crimen organizado tuvieron que padecer algunos productores el año pasado, debido a que las listas de beneficiarios se hicieron públicas y contenían datos que ponían en riesgo su seguridad.

Funcionarios de la delegación de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) confirmaron que debido a que se revelaron algunos datos de los beneficiarios, en aras de la transparencia, se puso en riesgo su seguridad.

Con el fin de de informar de manera clara el monto de los apoyos y los proyectos aprobados, en el 2008 las listas del programa de Activos Productivos –que benefició a más de 4 mil productores- contenían los nombres completos de los productores, las localidades donde vivían y el monto del subsidio que recibirían.

Con esta información las bandas del crimen organizado establecidas en Zacatecas comenzaron a intimidar a los productores, quienes en varios casos optaron por emigrar del estado o desistir de los apoyos y no faltaron, incluso, algunos campesinos que fueron secuestrados.

Los delincuentes, al ver el monto de los apoyos, buscaban quienes les aparecía asignada una cantidad mayor; sin embargo, en la mayoría de los casos eran sólo representantes de sociedades, cooperativas, integradoras o un grupo de productores.

Aunque aparecía una cantidad de dinero asignada, realmente no disponían del recurso debido a que para recibirlo se deben realizar una serie de trámites, que llegan a tardar hasta más de un año.

Sin embargo, el que los campesinos no tuvieran el dinero a la mano o sólo fueran representantes no detuvo a los secuestradores y extorsionadores.

Al preguntarles los montos de los apoyos para una nota informativa, algunos dirigentes de productores se mostraban reticentes de proporcionar datos, debido al temor que tenían.

Para evitar estos problemas de inseguridad, este año las listas que se hacen públicas del Programa de Activos Productivos sólo dicen el nombre del beneficiario, aunque mediante la ley de acceso a la información se pueden pedir mayores detalles.