Domingo 22 May 2022

Mike McDonald: prodigio, empresario y visionario

Más de 13 millones de dólares acumulados en torneos de póker

Es difícil que una persona pueda gozar de tantos atributos como ser un prodigio de las cartas, un empresario exitoso y un visionario de los negocios. Sin embargo, Mike McDonald, un joven canadiense que por poco supera los 30 años, ya se convirtió en toda una estrella internacional con esas características.

Sus logros se deben a la habilidad que desde muy pequeño tiene en el póker, uno de los juegos de cartas más populares de las últimas décadas. En la era de la virtualidad y el crypto casino, Mike surgió como una promesa para los torneos de póker tradicionales.

Con un padre aficionado, quien le enseñó los aspectos básicos de las apuestas online, el joven oriundo de Canadá comenzó a competir con tan solo 15 años de edad. Y no sólo eso, sino también a ganar el dinero suficiente para ayudar a sus progenitores con sus deudas pendientes.

Las condiciones de Mike ya se hicieron presentes desde la infancia, cuando gozaba con las matemáticas, el blackjack y el ajedrez. Pero todo cambió en el momento en que conoció al póker, juego que marcó su vida y su carrera.

Primeros pasos
McDonald ganó sus primeros 10 mil dólares depositando solo 100, y compitiendo en los niveles más inferiores del póker online, con 15 años de edad. Pero el ascenso del pequeño prodigio se dio muy rápido.

Por esos años pudo conocer a uno de sus ídolos y referentes, Steve Paul-Ambrose. Este hombre, oriundo de Waterloo, la misma ciudad canadiense de donde surgió Mike, había ganado recientemente más de 1 millón de dólares en el Main Event de un importante torneo de póker.

De esta forma, McDonald conoció los secretos del juego profesional y se convirtió en un jugador a tiempo completo. Lo demostró poco tiempo después, cuando se hizo con 330 mil dólares en un torneo, dinero que utilizó para saldar la hipoteca de sus padres. Todavía no contaba con la mayoría de edad.

Adultez y éxito
Cuando el canadiense cumplió los 18 años, en septiembre del 2007, su nombre ya era conocido en el circuito del póker. Sin embargo, poco después alcanzó la victoria más importante hasta el momento: triunfó en el EPT Dormund, siendo el ganador más joven en consagrarse por un torneo de esta categoría. El premio superó el millón de dólares.

En los años siguientes, algunas malas inversiones hicieron que el canadiense perdiera parte de su capital, lo que lo llevó a alejarse por un tiempo de las mesas.
De todas formas, no tardó demasiado en volver. Y tampoco en retornar a las victorias. Mike se hizo con más de 20 premios y lleva acumulados, hasta el momento, más de 13 millones de dólares.

Hay que tener en cuenta que apenas pasa los 30 años, por lo que la expectativa sobre su participación y potencial obtención de un brazalete de la WSOP, es algo que todo el mundo del póker espera.

También en los negocios
Si hay algo que a Mike le faltaba para ser un prodigio en todos los campos, ese es el éxito en los negocios. A partir del 2013, el canadiense se dedicó a trabajar en un sitio de apuestas dentro del universo del póker. Hoy en día es uno de los canales más importantes del rubro.

Y no sólo eso: también se encargó de asesorar a importantes jugadores, por lo que ya nadie puede dudar de su faceta como emprendedor.