Jueves 13 Agosto 2020

Científico de Corea del Sur aconseja uso generalizado de cubrebocas

Dijo que en su país y en otros de Asia se demostró que las mascarillas eran efectivas. (Cortesía)

El profesor Kim Woo-joo del Hospital Universitario Guro en Corea del Sur, ha formado parte equipo de epidemiólogos en su país que ha combatido pandemias y con más de 30 años de experiencia en su campo ofreció su punto de vista sobre el uso de cubrebocas para toda la población.

El también especialista en Covid-19 ofreció 2 entrevistas para el canal de YouTube Asian Boss Español, en las que señaló el uso necesario del cubrebocas, además de la posibilidad de usar lentes cuando se sale a la calle.

Indicó que el coronavirus se trasmite por los ojos, la nariz y la boca porque tienen membranas mucosas dentro, las cuales poseen un receptor llamado ACE2 y al que el virus se pega, de ahí la importancia de cubrirse.

Explicó que el uso de cubrebocas “es definitivamente efectivo, ya que según las investigaciones, los profesionales médicos que se ponen mascarillas tienen probabilidades significativamente más bajas de infectarse que los que no se ponen mascarillas”.

Agregó que “en Occidente como en Europa y Estados Unidos no es muy común ver a la gente con mascarillas puestas”, además que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó a la gente que no las usara, “pero yo no estoy de acuerdo.”

Recordó que durante los brotes de SARS y MERS en su país y otros países asiáticos se demostró que las mascarillas eran efectivas, así como el lavado de manos y guardar una sana distancia con los demás.

En la actual pandemia del coronavirus además de su país, mencionó a Japón y Hong Kong como naciones en los que se usa por la población el uso del cubrebocas y están logrando un control de los contagios.

Kim Woo-joo consideró que las medidas optadas por otros países que desaconsejan su uso generalizado entre la población se hizo con “el objetivo de evitar que el público almacenara mascarillas de manera compulsiva, porque los profesionales médicos las necesitan más”.

“Si se les agotan las mascarillas a los profesionales médicos, ni siquiera podrán tratar a la gente, ¿no? Dicho en otras palabras, como la oferta de mascarillas es baja en Estados Unidos, se debe priorizar a los profesionales médicos”, agregó el científico coreano.

Si bien en Corea del Sur se utiliza entre la gente mascarillas KF94 -similares a las N95 para personal médico-, observó que es mejor traer una de algodón que no llevar puesto nada, aunque este material no proteja de partículas de 0.3 micrómetros –que es la medida del coronavirus- o más y se moje.

Usar los cubrebocas de algodón u otras telas, pese a las limitantes, subrayó que “es mejor que tener la cara, la nariz y la membrana mucosa expuestas, sí que bloquea algunas cosas, por lo que es mejor que nada”.

Recomendó a la población para cuidar no solo su salud, sino de sus familiares y seres queridos lavarse las manos, ponerse mascarilla y aislarse socialmente de los demás para contribuir a acabar con los brotes.

Deseó a los gobiernos de los países que puedan elaborar buenas estrategias, para lo cual deben ser humildes, “perderemos en el momento que seamos arrogantes, quizá en Europa y E.U. se confiaron demasiado, quizá hayan pensado que ponerse mascarilla no ayuda, pero tenemos que ser humildes hasta el final”.

En Estados Unidos, contrario a la posición inicial, los funcionarios de salud pública locales y nacionales han recomendado recientemente el uso de cubrebocas; sin embargo, piden reservar mascarillas quirúrgicas y de protección N95 para los trabajadores de la salud que se encuentran al frente de la pandemia.

Una de las opciones que se han dado es que los ciudadanos elaboren sus propias mascarillas, para lo cual hay tutoriales en internet de cuáles son los mejores materiales en tela y cómo deben elaborarse.

En Taiwan, país donde mejor se ha controlado la pandemia, el gobierno implementó un sistema de compra para que los ciudadanos dispongan 9 mascarillas quirúrgicas por quincena, además que se exige usarlas para ingresar hospitales, edificios gubernamentales y al transporte público.

Las multas a los usuarios que violan las disposiciones al uso de las mascarillas en el transporte público oscilan entre 100 y 500 dólares, además se ha aumentado la producción para llevar a otros países.