Martes 15 Octubre 2019

Comentan vida y obra de Jaime Sabines

“Sabines ha alzado la voz para enviar un discurso profundo, áspero a veces, tierno y desolado otras; un canto desesperado a la naturaleza, al fulgor del erotismo, a los grandes temas que nos preocupan como son el amor, la soledad y la muerte”, dijo Ana María D’amore durante una mesa redonda sobre este poeta chiapaneco.

Para hablar de la vida y la obra de Jaime Sabines se reunieron en la Ciudadela del Arte Ana María D’amore, Laura Rodríguez y Claudia Aguilar, conocedores del tema.

La actividad forma parte del décimo homenaje a Jaime Sabines, que organiza el gobierno del Estado, a través del Instituto Zacatecano de Cultura.

Ana María comentó que Sabines es un poeta de corte universal, su voz es considerada por muchos como una irrevocable herencia de la cultura narrativa característica de los chapanecos, y testimonio de los mexicanos; pero no se queda en lo local ni en lo nacional, su poesía va mucho más allá.

Muestra de ello, dijo, son las diversas traducciones de su obra que se han publicado en distintos países, además de las ediciones que contienen versiones de sus poemas en las diversas lenguas que se hablan en Chiapas.

Existen obras traducidas al inglés, francés y alemán, incluso, varias de las creaciones de Jaime Sabines, están incluidas en antologías publicadas en más de una docena de idiomas.

Laura Rodríguez dijo que Jaime Sabines nació en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; fue el tercer hijo del Mayor Jaime Sabines y de María Luz. Su padre, aunque nacido en Tabasco, era de ascendencia libanesa y se había criado en el Líbano.

Sabines realizó sus estudios de primaria en la ciudad de México, luego regresó a Chiapas. “Sabines confiesa haber tenido una infancia tranquila y feliz, en permanente contacto con la naturaleza, y al amparo de una familia muy unida” indicó Laura Rodríguez.

Expresó que el joven Sabines, alentado por el padre y con un concepto un tanto romántico de la vida, viajó a la capital a estudiar medicina, pero abandonó la carrera al tercer año, convencido de no servir para la profesión.

Entonces decidió estudiar lengua y literatura españolas, de donde se graduó en 1949. Más tarde realizaría estudios de postgrado en la Universidad Autónoma de México.

Durante un tiempo residió en la ciudad de México, donde creó sus dos primeros poemarios, "Horal" (1950) y "La señal" (1951); en 1952 regresó a Chiapas, para dedicarse a una actividad comercial totalmente alejada de sus aspiraciones literarias. Su oficio de tendero no le impidió, sin embargo, escribir en sus ratos libres, esfuerzo que plasmó en su libro "Adán y Eva" (1952).

“Jaime Sabines es autor de una obra muy personal y nada artificiosa. Con un lenguaje coloquial, a veces irónico, se ha mostrado atento a la vida cotidiana, a la angustia, a la soledad y al dolor impuesto por su propia condición y por la vorágine que supone la forma de vida contemporánea”, expresó Laura Rodríguez.

La otra ponente, Claudia Aguilar, realizó una pequeña reseña histórica de la vida de este importante escritor; destacó sus obras más emblemáticas, como “Tarambula”, “Poemas Sueltos” y “Mal Tiempo”.

lo legal

33aniver issstezac

codigo urbano

Recibe dinero