Lunes 25 Septiembre 2017
Elegir es un derecho.

Reflexiones sobre el voto

El próximo domingo se entrará en otra etapa del proceso electoral mediante el cual saldrán electas la Legislatura, las Presidencias Municipales y el titular del Ejecutivo en el Estado, por medio del sufragio universal ciudadano, que ha de expresar, de manera individual y por medio del voto libre y directo, quiénes serán "los representantes" en dichas áreas.

Add a comment
Las elecciones serán el 5 de junio.

¡A las pruebas nos remitimos!

Era el año de 1983 y el investigador Giles Brindley impartía una conferencia sobre disfunción eréctil. Para ese entonces "(...) ya había publicado varios estudios sugiriendo que la inyección directa de sustancias vasodilatadoras en el pene podía estimular la irrigación sanguínea y generar en segundos una rígida y duradera erección, pero su trabajo había recibido muchas críticas, y se escuchaban rumores de que las fotos (...) en sus artículos podían estar amañadas".

Add a comment
En el debeta se trataron varios temas.

El Trabajo: el dedo que tapa el sol

El domingo pasado se realizó el debate entre aspirantes a dirigir el Ejecutivo del Estado. Se trataron temas como seguridad pública, corrupción e impunidad, desarrollo democrático y participación ciudadana.

Add a comment
Diariamente hay explosiones en el lugar.

Salaverna: la visita

¿Por qué hice yo de los sueños
Mi única vida?
-Pessoa-

El sábado 30 de abril salimos en grupo, personas interesadas en conocer de cerca la problemática de Salaverna, comunidad en resistencia al gran capital, representado, en este caso, por Carlos Slim.

Add a comment
Salaverna.

Lo que queda en el olvido

Ivan Illich resumió su continua crítica al desarrollo económico de la manera siguiente (palabras más, palabras menos): el desarrollo económico priva a las personas de los medios de subsistencia y vuelve escasos los satisfactores de necesidades.

Add a comment
Salaverna.

Salaverna: entre la sociedad y los partidos

...Una puerta les cerraba el camino en aquella dirección, y en el suelo... había un bulto pequeño cuyos contornos se destacaron confusamente heridos por las luces vacilantes de las lámparas: era un niño de 10 años ... Sus ojos abiertos, sin expresión, estaban fijos obstinadamente hacia arriba, absortos, tal vez en la contemplación de un panorama imaginario que, como el miraje desierto, atraía sus pupilas sedientas de luz, húmedas por la nostalgia del lejano resplandor del día. Encargado del manejo de esa puerta, pasaba las horas interminables de su encierro sumergido en un ensimismamiento doloroso, abrumado por aquella lápida enorme que ahogó para siempre en él la inquieta y grácil movilidad de la infancia, cuyos sufrimientos dejan en el alma que los comprende una amargura infinita y un sentimiento de execración acerba por el egoísmo y la cobardía humanos.

Baldomero Lillo (La compuerta número 12).

Baldomero Lillo, chileno, se crió y trabajó en un pueblo minero... como minero; cuando nos narra los pasajes de la vida en la mina en sus tiempos, pareciera tan solo un lejano relato de finales de 1800.

Add a comment

grito sept2017