Sidebar

En las últimas semanas el tema político acapara la atención de la gran mayoría de los zacatecanos, quienes se entretienen con despejar la incógnita primigenia del próximo gobernador del estado y después con las candidaturas de quienes contenderán por una diputación local o la presidencia municipal.

Tres expresiones políticamente preponderantes se disputarán este año el Poder Ejecutivo en Zacatecas, en un escenario que se ha modificado en los últimos 20 años en este estado anclado en el subdesarrollo económico y atrapado por una clase política que no ha podido darle el empuje que demandan las necesidades de una sociedad cada vez más marginada de las decisiones gubernamentales.

Lo más difícil de las cúpulas en los partidos en estos momentos es la negociación de las posiciones a diputaciones y en presidencias municipales, puesto que si no logran satisfacer los apetitos de poder y las ambiciones de sus militantes, se ahondará la división e iniciarían los desprendimientos que serían aprovechados por sus contrarios.

Con meses de anticipación el perredismo zacatecano preparó la alianza electoral con Acción Nacional, como una fórmula exitosa que allanara el camino de regreso al gobierno de Zacatecas, pero en unos cuantos días, toda aquella operación se ha ido al traste con el proceso de selección del "candidato de unidad".

Este domingo 31 de enero un grupo de amigos, familiares y ganaderos de Fresnillo realizaron una marcha por el Centro Histórico de Zacatecas para denunciar la desaparición del exdirigente de la Unión Ganadera Regional de Zacatecas (UGRZ), Miguel González Valdez, quien fuera también en el año 2013 diputado en la LX legislatura del estado por el Partido del Trabajo.

Uno de los problemas de la oposición en Zacatecas es la gran división que prevalece en sus filas, lo que en la semana pasada se puso de manifiesto en dos partidos que son clave en el proceso electoral de este año.

Más artículos...