Sidebar

En Zacatecas se viven momentos extraordinarios e inéditos en el ámbito social, político y financiero, principalmente, en los que se van a fortalecer algunas iniciativas, pero otras tendrán que caminar por los premodernos caminos del quehacer público.

No hubo sorpresas en el registro de candidatos a la elección extraordinaria en la capital del estado. Los mismos contendientes volvieron a postularse con dos ingredientes novedosos: el Partido del Trabajos se suma a la alianza PRD-PAN y se incorpora la candidata independiente Emilia Pesci Martínez, luego de deponer en los tribunales electorales federales la negativa legaloide que pretendía cerrarle el paso.

Las nuevas generaciones que en la actualidad tienen las riendas en la conducción de la política y de los gobiernos están formados en escuelas del sector privado, algunos con cierto nivel de postgrado, pero carentes del contacto social y de la sensibilidad para entender la problemática que hoy vivimos.

Los sueldos de la clase política lastiman no solamente al erario público sino también a una sociedad zacatecana que padece la discrecionalidad y la incoherencia discursiva, porque enriquecen a unos cuantos que muestran la ambición por el enriquecimiento personal.

El estado de Zacatecas es parte del reflejo de la violencia que aqueja al país, no solo por la confrontación y la lucha por la plaza que se disputan bandas del crimen organizado, sino también por el deterioro social que se acrecienta por el aumento de la pobreza.

Víctima de las erráticas políticas administrativas que privilegian el corporativismo electoral en las corrientes académicas y por un crecimiento basado en la rentabilidad política, la Universidad Autónoma de Zacatecas "Francisco García Salinas" atraviesa nuevamente por una crisis financiera que la coloca en la incertidumbre y en la impunidad disfrazada de "autonomía" universitaria.

Zacatecas ocupa un lugar poco privilegiado en el Top Ten de los estados con mayor incidencia de homicidios dolosos, pero son 3 ciudades particularmente las que destacan en este comportamiento delictivo: Fresnillo, Guadalupe y la capital zacatecana.

Más artículos...