Viernes 20 Octubre 2017

Primeros cambios en Godezac, los del staff de Alejandro Tello

Gobernador

En los últimos días la prensa zacatecana ha cuestionado reiteradamente al gobernador Alejandro Tello Cristerna acerca de los cambios en su gabinete de gobierno. A todos les ha respondido que no hay prisa pero que se realizarán de manera oportuna y acorde a las necesidades de la administración pública.

Aunque no han sido mediáticos, la realidad es que los cambios ya comenzaron nada más y nada menos que en el staff de Alejandro Tello.

La semana pasada Ricardo Lamas, mejor conocido como el "Japo", dejó la coordinación de giras del gobernador para ser suplido por Marco Cervantes, quien se desempeñaba en la Policía Estatal y por cierto se llevó con él a su nueva encomienda a personas con la misma formación policiaca.

El cambio dejó con el ojo cuadrado a muchos, puesto que el "Japo" había sido una de las personas más cercanas al mandatario no de ahora, sino desde años atrás, incluso antes de ser senador de la República.

De modo que un amigo personal de Alejandro Tello que fue removido en la búsqueda de mejores resultados muestra que el gobernador no pondrá por delante de los logros las relaciones personales y las amistades. Ante ese tenor, cualquiera pudiera ser cambiado si Tello ve que no le da resultados.

Aunque hace ya algunas semanas de ello, otro de los cambios que realizó el jefe del Ejecutivo en su equipo de trabajo fue en el área de Relaciones Públicas, donde Ana Rosa Olmos, pareja del diputado federal Francisco Escobedo también dejó esa dirección sin importar la cercanía con el legislador priísta.

Ante la necesidad de resultados, el gobernador nombró en su lugar a Mindy Díaz Moreno, una de las personas más cercanas al mandatario por la eficiencia en su trabajo y los buenos resultados que le ha dado.

A los ojos de la opinión pública podrían parecer cambios minúsculos, pero no son así, ya que se trata de gente con la que Alejandro Tello diario trabaja y respalda en ellos gran parte de su actuar público.

Con esos cambios, el mensaje que ha dado el gobernador es que en el gabinete, sin importar que sean sus amigos personales, nadie está seguro si no hay resultados tangibles en su trabajo. Sin duda se acercan cada vez más los tiempos de cambios en el gobierno estatal...

También la UAZ le entró a los cambios en la administración central
Al igual que en el gobierno de Zacatecas, en la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) otro que le entró a los cambios fue el rector Antonio Guzmán Fernández. A finales de la semana pasada se difundió un comunicado de prensa donde se anunció la salida del contralor interno, José Said Saman Zajur y el nombramiento de Noé Rivas.

Ya era hora... José Said Saman estuvo como contralor de la UAZ desde la rectoría de Rogelio Cárdenas, siendo ratificado por Alfredo Femat, Francisco Javier Domínguez, Armando Silva y sorprendió que Antonio Guzmán hizo lo propio.

No hay que ser muy inteligentes para imaginar lo bastante que les sirvió Saman a todos esos rectores para tapar desde la contraloría los presumibles actos de corrupción al interior de la institución y, por tanto, se convirtió en parte de la generación de funcionarios que propiciaron la crisis financiera de la máxima casa de estudios.

México, los mexicanos y su fortaleza
Gran tragedia fue la que sacudió la semana pasada al país, y como siempre todos los mexicanos mostraron su fortaleza, solidaridad y unidad.

Sin dudarlo, personas de todas las edades y clases sociales comenzaron a apoyar en las labores de rescate de personas que quedaron bajo los escombros durante el sismo que se registró el martes pasado en la CDMX, Morelos, Puebla, Oaxaca y Chiapas, algunos otros ayudaron con agua, comida y medicamentos, convirtiéndose en héroes anónimos.

En Zacatecas, también fueron cientos de personas que se unieron y movilizaron, sin buscar protagonismos; hubo quienes abrieron centros de acopio, otros comenzaron a recabar fondos para donarlos. Además, brigadistas de Protección Civil, graduados de medicina de la UAZ y otro grupo de especialistas se trasladaron al lugar de la catástrofe y apoyaron con sus conocimientos, todos con el mismo fin.

También hubo políticos que no desaprovecharon el momento para presumir su "buen corazón" y lo único que consiguieron fue el rechazo social. Verdad, Julio César Chávez. Que por presumir en redes sociales que se encontraba comprando vivieres para los afectados del sismo, fue fuertemente criticado y así, unos casos más.

Los que tampoco se quedaron atrás fueron los diputados, que mediante un simple boletín de prensa, el cuál no especifica de dónde saldrá el recurso y a quién se lo entregarán, por lo contrario deja muchas dudas, solo se atrevieron a donar un millón de pesos, aportación que hicieron, una vez más por presión de la sociedad civil.

En verdad, es de reconocer a todas esas personas que de manera desinteresada y sin necesidad de sacar un beneficio propio han apoyado y aportado para que México salga adelante.

Logos del DIF en las despensas
Otra área que desde los primeros días que ocurrió el sismo en Chiapas, Tabasco y Oaxaca ha trabajado de manera incansable, es el DIF estatal, siempre de manera coordinada han aportado y han mandado el apoyo.

No obstante, hay quienes como siempre, no apoyan ni ayudan, pero sí confrontan a la sociedad, personas que comenzaron a difundir en los medios digitales que los apoyos que los zacatecanos han llevado a dicha institución están siendo etiquetados con el logo del DIF, para que su presidenta Cristiana Rodríguez se promueva.

Pero no, es necesario explicar e informar que la ayuda que el DIF ha hecho llegar a los Estados afectados y lleva el logo de esta institución es la que manda el propio gobierno, en tanto, las aportaciones sociales se han mandado en cajas sin logos, para ello, han sido los mismos zacatecanos que han confirmado este hecho, pues tal y como lo confirma las redes sociales del DIF, han sido ellos los voluntarios para armar los paquetes de víveres que se mandan a las ciudades afectadas. Por estos comentarios malintencionados, zacatecanos, no dejemos de ayudar.

 

festival teatro calle